El pasado domingo, el Circuito Internacional de Bahréin echaba el cierra a la pretemporada 2014 de Fórmula 1. Una de las pretemporadas más convulsas que se recuerdan, con algunos de los grandes equipos con problemas para mantener el coche en pista de forma prolongada. Tres jornadas de test, doce días para probar cosas, modificar elementos del coche y hacer todo tipo de cambios. Ahora, llega el GP de Australia con la sensación de que faltan cosas por poner a punto.

Fernando Alonso, bajo el sol de Bahréin // Foto: Ferrari

En una temporada con tantos cambios, cada vuelta en pista en importante a la hora de recoger datos para la puesta a punto del monoplaza. Pero eso no ha sido fácil para el actual campeón. Vettel apenas pudo dar 11 vueltas en los test de Jerez, y en Bahréin completó la distancia de un GP y poco más. Los que sí rodaron, y mucho, fueron Rosberg y Alonso, los únicos con más de 500 vueltas sobre el asfalto.

En cuanto a los kilómetros, el “rookie” Magnussen y Bottas se quedan cerca de los 2.500, cifra sólo superada por el alemán de Mercedes y el asturiano de Ferrari. Pilotos probadores al margen (Juncadella, Nasr y Frijns disputaron alguna sesión), los pilotos con menos kilometraje son los de Lotus, Grosjean y Maldonado, además de Chilton.

Pasando ahora al capítulo de los equipos, el que menos kilómetros ha rodado ha sido Lotus. Los británicos se perdieron la primera jornada de test, con lo que podrían llevar un retraso importante. Marussia y Red Bull, con poco menos de 2.000 kilómetros, son otros que también podrían sufrir en Australia. En el lado contrario están Mercedes y Williams,  con casi 5.000 Km. recorridos. Precisamente, los de Grove fueron los que más rodaron en los últimos test en Bahréin.

Respecto a las vueltas, ningún equipo llegó al millar. Los primeros test, demasiado caóticos, no ayudaron a ello. En los segundos test todos superaron las 100 vueltas, menos Marussia. Algunos incluso superaron las 200, mientras que Williams y Mercedes, con el fiable motor alemán, rebasaron las 300.

Y finalmente, los motores o unidades de potencia, nombre que recibe ahora el conjunto al completo. El gran dominador de la pretemporada, y de cada uno de los test, ha sido Mercedes. Los alemanes han diseñado un motor potente y capaz de permanecer en la pista sin desfallecer. En Jerez, casi doblaron a Ferrari en número de vueltas, aunque contando con un equipo más al que suministran motor. Poco a poco se fueron igualando las tornas, aunque la distancia entre uno y otro ha sido de más de 1.500 giros.

Mientras, Renault comenzó la pretemporada de la peor forma posible. Con uno de los equipos fuera de los test y el resto sufriendo por mantener el coche el pista. Entre Caterham, Red Bull y Toro Rosso no llegaron a los 700 kilómetros. Al final, alcanzaron los 8.744 kilómetros, 3.000 menos que Ferrari y casi 10.000 menos que Mercedes.