Australia.jpg

Se acabó la espera. Llega la nueva era de la Fórmula 1. Han pasado 107 días desde que la bandera a cuadros en Brasil cerrase la etapa de los motores V8 y, ahora, con la nueva normativa y los V6 turbo arranca un nuevo capítulo en la historia de la máxima competición automovilística. Se acabaron las especulaciones, las incógnitas y las dudas. Vuelve la emoción, vuelven los adelantamientos, los toques y los incidentes en boxes. La cuenta atrás ha llegado a su fin: vuelve la Fórmula 1.

Doce días de test no son suficientes para probar la mayor revolución técnica de este deporte. Llevábamos años con coches casi infalibles en lo que a fiabilidad se refiere, pero después de lo visto en pretemporada puede que eso quede atrás también. Magnetti Marelli cree que es posible que ningún coche cruce la línea de meta el domingo, aunque es difícil creer que eso pueda pasar en un mundo tan avanzado y técnico como la Fórmula 1. Ciencia ficción o no, dentro de 4 días a eso de las 9 de la mañana saldremos de dudas.

¿Y a qué vienen todos estos cambios?, se preguntarán algunos. Pues viene a que la FIA sigue empeñada en hacer de la Fórmula 1 un ejemplo en eficiencia y ahorro. Y es algo que los equipos y pilotos deberán tener muy en cuenta esta temporada. Primero porque deberán apañárselas para usar sólo 100kg de combustible en carrera, cuando la media venía siendo de 150kg en cada Gran Premio de la temporada pasada. Segundo porque ahora cada piloto dispondrá de cinco motores y no de 8. La sanción por poner el sexto motor será también más dura: el piloto saldrá en esa carrera desde el pit lane. Si en vez de un motor completo, el equipo cambia sólo componentes de alguno de los que ya tiene, la sanción será “sólo” de 10 posiciones en parrilla. Las cajas de cambio deberán durar 6 carreras consecutivas y no las 5 que venían durando hasta ahora. Además, antes de que empiece la primera carrera los equipos deberán especificar las 8 marchas que usarán durante toda la temporada. Y tercero, hace aparición el ERS para olvidarnos del KERS. El sistema de recuperación de energía de 2014 será 10 veces más potente que su predecesor.

Todo esto, unido al resto de nueva reglamentación, hace que el orden de la parrilla pueda cambiar de forma drástica. Venimos de unos años dominados por Red Bull con Ferrari, Mercedes, McLaren y Lotus a su estela. Mientras, los Force India, Sauber, Toro Rosso y Williams se pelaban por las posiciones de media parrilla, y los Caterham y Marussia se tenían que conformar con quedar los últimos carrera tras carrera. Ahora, debido sobre todo a los nuevos motores V6 turbo, podríamos ver como equipos de media tabla se cuelan entre los grandes, al menos durante las primeras carreras.

En los test invernales hemos visto como los equipos motorizados por Mercedes lideraban jornada tras jornada y los que montaban los V6 de Renault iban de barbacoa en barbacoa, pero hasta que no se apague el semáforo en Melbourne no sabremos si eso va a ser la tónica general de la temporada. Lo que está claro es que, a día de hoy, hay favoritos, pero ni ellos mismos saben si van a poder acabar la primera carrera.

Con todo esto, seguro que no faltarán emociones y el espectáculo está asegurado, así que te recomiendo que no te pierdas la primera cita de la temporada. Recuerda que podrás seguir los entrenamientos libres, la clasificación y la carrera con todo lujo de detalles a través de nuestro Twitter dedicado a la Fórmula 1: @PitLane_F1. Además, nuestros redactores se encargarán de contarte todo lo que ocurra con los previos, las crónicas y los análisis más completos de cada equipo en nuestra página web. ¿Te vas a perder la cita con la que arranca la nueva era de la Fórmula 1?

Así es Albert Park

Albert park

El Gran Premio de Australia se celebra ininterrumpidamente desde el año 1985. Primero fue en el circuito de Adelaida y, desde 1996, tiene lugar en el circuito de Albert Park, en Melbourne. Es un circuito rápido y técnico, aunque dispone de muy pocos tramos aptos para el adelantamiento, lo que le convierte en una prueba de demostración de pericia técnica.

El trazado se inicia con la curva Jones, tras alcanzar la velocidad máxima de la pista al final de la recta de salida, en la que se llega a alcanzar unos 310 km/h, antes de bajar a segunda, para frenar el coche hasta los 120 km/h en el interior de la curva. Poco a poco, el circuito se empieza a tornar revirado y una sucesión de curvas alternas obligan a mantener el embrague trabajando durante toda la vuelta. En la sexta curva, Albert Road, se produce una fuerte frenada desde la que se empieza a incrementar la velocidad para entrar en la séptima curva, Marina, y la octava, Lauda, con la quinta marcha y rodando a 250 km/h, alcanzando la novena curva a una velocidad que oscila entre los 250 y los 300 km/h. El circuito vuelve a revirarse y la décima curva exige presionar a fondo el freno para reducir hasta la segunda marcha y llegar a 110 km/h. La velocidad asciende de nuevo para alcanzar la quinta marcha y llegar a la curva 13, Ascari, en la que el piloto debe reducir drásticamente la velocidad para entrar en el trazado del viraje en tercera. Finalmente, después de la curva 14, Stewart, que se debe tomar en cuarta, se realiza una fuerte frenada en la curva de Senna, para entrar en ella a 70 km/h, y tomar ya la recta de meta, con el coche lanzado después de haber salvado Prost, última curva.

Datos del Gran Premio de Australia

  • La carrera más larga disputada hasta el momento tuvo lugar en Adelaida en 1985 (2 horas y 40 minutos), mientras que la más corta fue ya en el circuito de Albert Park en 1991 (sólo duró 24 minutos al tener que verse suspendida por la lluvia), en la que es la carrera más corta de la historia de la Fórmula 1.
  • De las 18 carreras celebradas en Albert Park, 11 han sido ganadas desde la primera fila. David Coulthard logró ganar saliendo undécimo en 2003 en la que ha sido, hasta ahora, la victoria saliendo desde más atrás en este circuito. Kimi Räikkönen ganó el año pasado saliendo desde la séptima posición de la parrilla.
  • Conseguir la Pole aquí no es sinónimo de victoria. De las 18 carreras disputadas en Melbourne, sólo 8 lograron transformar la tan privilegiada posición en triunfo (un escaso 44,4%).
  • Michael Schumacher lidera la estadística de victorias en Australia con un total de 4 triunfos, seguido de Jenson Button con 3 y una legión de pilotos con 2: Alain Prost, Gerhard Berger, Ayrton Senna, Damon Hill, David Coulthard y Kimi Räikkönen.
  • McLaren es el equipo con más victorias cosechadas en territorio australiano (11), seguido de Ferrari (7), Williams (5), Renault (2) y Benetton, Brawn GP, Red Bull y Lotus (1).
  • Los pilotos en activo con más podios en el Gran Premio de Australia son Fernando Alonso y Kimi Räikkönen, ambos empatados con 5. Les sigue de cerca Lewis Hamilton (4).
  • Sólo 4 pilotos australianos han conseguido correr una carrera de Fórmula 1 en casa: David Brabham, Alan Jones, Mark Webber y Daniel Ricciardo. El mejor resultado de un aussie en su Gran Premio nacional fue un cuarto puesto de Webber en 2012 a los mandos de un Red Bull.

Zonas de DRS y neumáticos

Captura de pantalla 2014-03-11 a la(s) 19.56.51

Cuando algo funciona, ¿para qué tocarlo? Eso es lo que ha debido pensar la FIA al elegir las zonas de DRS para este primer Gran Premio del año. La Federación debe estar satisfecha por cómo funcionaron en 2013, por lo que ha mantenido tanto el punto de detección único como las dos zonas de activación. El punto de detección estará ubicado 14 metros antes de la curva 14, mientras que las zonas de activación estarán situadas en la recta principal y justo después de la segunda curva.

En cuanto a la elección de neumáticos, Pirelli ha decidido traer a Australia los compuestos medio y blando, a diferencia de 2013 cuando los elegidos fueron el medio y el superblando. Esta decisión viene fundamentada por la mayor brecha entre los distintos compuestos de 2014, según palabras de la propia marca italiana. De ser así, las estrategias podrían volver a oscilar entre 2 y 3 paradas, aunque todo dependerá del desgaste final del neumático en carrera y de la temperatura que haga el domingo en Melbourne.

Previsión del tiempo

Captura de pantalla 2014-03-11 a la(s) 23.15.17

No parece que este fin de semana vaya a faltarnos emoción en carrera y, al igual que en 2013, parece que la lluvia quiere sumarse en Melbourne al espectáculo de la máxima categoría del automovilismo. Recordemos que la temporada pasada la clasificación tuvo que retrasarse al domingo por la mañana debido a las fuertes lluvias que cayeron durante la jornada del sábado. Todo apunta a que este fin de semana la lluvia volverá a hacer acto de presencia en una carrera que ya de por sí será bastante complicada para todos los equipos. El viernes la temperatura rondará entre los 10º de mínima y los 29º de máxima, con un 34% de probabilidad de que llueva durante la primera sesión de libres y un 43% en la segunda. Para el sábado suben las temperaturas y rondarán los 14º de mínima y los 31º de máxima, con una probabilidad de lluvia que aumenta hasta el 86% a la hora de la clasificación. El domingo nos espera un panorama totalmente diferente con una bajada importante de las temperaturas, que rondarán los 9º de mínima y los 16º de máxima, con una probabilidad de lluvia del 56% a la hora de la carrera.

Horarios del Gran Premio

1926714_624118191015615_647348626_n