gp-malasia-marussia

Así se va Marussia de Malasia

Marussia sigue decepcionando y se marcha de Malasia con un nuevo fiasco, tras el prematuro abandono de Jules Bianchi, que sólo pudo dar ocho vueltas, así como por el hecho de repetir una vez más el farolillo rojo de la clasificación con Max Chilton.

La jornada del sábado fue bastante esperanzadora ya que tanto Bianchi como Chilton lograron batir con claridad a los dos Caterham. Sin embargo esta alegría duró poco ya que a los pocos metros de tomar la salida, Jean-Eric Vergne se tocaba con el Marussia de Jules Bianchi y éste, a su vez y ya sin control, se llevó por delante al Lotus de Pastor Maldonado.

Esta maniobra, además de mandar a boxes al MR03 del galo, le supuso una sanción de un Stop & Go de cinco segundos, además de dejar maltrecho al monoplaza, hasta el punto de que apenas siete vueltas después tuvo que decir adiós a la carrera con problemas en los frenos.

Por su parte, el británico Max Chilton sigue sin aportar prácticamente nada y aunque le puso buena voluntad, no pudo en ningún momento en su duelo particular con Marcus Ericsson, acabando en la última posición a dos vueltas del ganador, Lewis Hamilton

Impresiones del Gran Premio

  • Max Chilton: “Ha sido una carrera muy exigente. No he tenido un buen comienzo y sabía que iba a haber problemas en la primera curva, algo que, al menos, consegíevitar. Tuvimos una reñida batalla con Ericsson durante gran parte de la carrera y al final estuvimos muy cerca. Estamos un poco decepcionados hoy, pero vamos a reagrupamos y nos centraremos en lo que podemos hacer para Bahrein el próximo fin de semana”.
  • Jules Bianchi: “Por desgracia, la situación con Maldonado fue una consecuencia de lo que sucedió fuera de la salida, cuando me di cuenta del golpe de Vergne atrás ya había pinchado mi rueda trasera izquierda. Sencillamente no pude evitar a Pastor Maldonado, no había nada que pudiera hacer. Llegamos para cambiar los neumáticos y adaptar un nuevo alerón delantero, pero cuando volví a la pista el coche no era fácil de conducir y sospechamos un problema con los frenos. No podíamos seguir conduciendo de esta manera y no tuve más remedio que retirarme. Fue decepcionante terminar mi carrera después de tan solo ocho vueltas. Esta no es la recompensa que el equipo se merece después de una semana en la que habíamos hecho grandes progresos”.