El equipo Red Bull llega al GP de Mónaco después de conseguir un podio y un cuarto puesto en España, donde Sebastian Vettel nos deleitó con una gran remontada y Daniel Ricciardo pudo relalizar una carrera más tranquila, manteniéndose en la tercera plaza. En el circuito monegasco pretenden empezar a cerrar la gran brecha que los separa de Mercedes, muy por delante en el mundial.

Daniel Ricciardo (izquierda) y Sebastian Vettel (derecha)

Así llegan los pilotos a Mónaco

Sebastian Vettel. El alemán llega a Mónaco decidido a darnos otra carrera como la anterior en España, donde nos deleitó con un gran pilotaje, y plantar cara a los Mercedes, que por ahora son los grandes dominantes de ambos campeonatos. Además, el trazado monegasco es uno de sus favoritos y afirma que lo ideal sería clasificar delante y no cometer ni un solo error. Actualmente, se encuentra cuarto en el camponato con 45 puntos, a tiro de piedra de Alonso (49 puntos).

Daniel Ricciardo. Viene de una carrera más o menos monótona en España, donde cruzó la meta en tercera posición. Ahora, en Mónaco, es consciente de que la dificultad es máxima, por lo que los pequeños detalles pueden marcar la diferencia. Está tremendamente emocionado y para el australiano es el circuito más divertido por la dificultad y peligro añadidos. Se sitúa quinto en el campeonato de pilotos con 39 punto, con Nico Hülkenberg pisándole los talones (37 puntos).

Así llega Red Bull a Mónaco

Se encuentra en segunda posición en el campeonato de constructores con 84 puntos, a 113 del primero, Mercedes. La distancia es bastante amplia, aunque Red Bull es el mejor situado para dar alcance a los que parece que se pueden llevar el campeonato de calle. Esto nos da una idea de la tremenda dominancia que está mostrando Mercedes. Para preparar la emboscada al primer clasificado, Red Bull va a Mónaco con mejoras en el coche y en la unidad de potencia de Renault.

Expectativas del Gran Premio

Sebastian Vettel: “Mónaco es uno de mis trazados favoritos, es un desafío absoluto. No puedes permitirte hacer ni un solo error porque podrías fácilmente chocar contra las vallas. Adelantar es solo posible asumiendo un riesgo extremo. El mejor lugar para adelantar es antes de la chicane de la bahía cuando salimos del túnel a 300 km/h. Se trata sobre todo de paciencia y confianza en la suspensión y conducción en este circuito que parece una montaña rusa. En una situación ideal, podríamos hacer una buena clasificación y empezar desde delante. Mónaco me trae muy buenos recuerdos con el equipo, especialmente cuando todos acabaron saltando a la piscina y un año Mark y yo incluso acabamos en la bahía. Es muy especial aquí en Mónaco y es la carrera donde tenemos nuestra estación de energía con su mayor área fuera flotando en el puerto. Es un gran, gran evento.”

Daniel Ricciardo: “En Monte Carlo es imposible conducir calmado. Cada año estoy decidido a afrontar el fin de semana desde un punto de vista frío, pero siempre termino poniéndome nervioso y emocionado. Es muy emocionante. La atmósfera en la ciudad y en la bahía, la historia del GP, la masa de aficionados, es un verdadero hervidero. El trazado es propio de la vieja escuela. Conducir un F1 es emocionante en cualquier sitio, pero aquí es genial. Sé que hay un dicho que dice que correr en Mónaco es como ir en bicicleta alrededor de tu cuarto de baño. Bien, así es como yo solía montar en bici dentro de casa. Era más divertido, había más obstáculos y un poco más de peligro. Eso es realmente a lo que se parece. La experiencia siempre ayuda: el piloto puede marcar la diferencia si sabe los trucos que una vuelta rápida pide.”

Fuente de la imagen y las declaraciones (en inglés): web oficial de  Infiniti Red Bull Racing.

Traducción: propia.