La escudería Toro Rosso afronta esta nueva cita del Mundial con la tranquilidad de saberse casi como en casa y es que, afortunadamente para el equipo italiano, su condición de “satélite” de Red Bull le ha proporcionado la posibilidad de conocer casi al dedillo un trazado nuevo como es el Red Bull Ring, que albergará este fin de semana el primer Gran Premio en territorio austríaco desde 2003.

Toro Rosso, en Austria casi como si corriese en casa

Toro Rosso, en Austria casi como si corriese en casa

Así llegan los pilotos a Austria

  • Jean-Eric Vergne: Tras un inicio dubitativo, casi al mismo nivel competitivo que su equipo, el piloto galo ha vuelto a entrar en los puntos, rompiendo una racha negativa marcada por la escasa fiabilidad mecánica del STR9 y traducida en cuatro abandonos en las siete pruebas disputadas. El octavo puesto logrado en Montreal, tras una ajetreada carrera, le ha devuelto la esperanza de volver a los puntos este Gran Premio, algo posible, habida cuenta que Vergne no sólo conoce el circuito sino que, además, la mejoría mecánica apuntada por los propulsores de Renault hace dos semanas, quiere hacer olvidar el desastre de temporada que lleva el equipo de Faenza este año. El francés es actualmente 14º, con tan solo ocho puntos en su haber.
  • Daniil Kvyat: Continúa sin esa pizca de suerte que le permita confirmar las inmejorables sensaciones que dejó en su debut en Australia, donde acabó noveno y tras una excelente carrera. A partir de ahí su figura se ha ido desdibujando un poco, debido sobre todo a los abandonos, todos ellos por problemas mecánicos, que han sido una constante de Toro Rosso en este inicio de temporada. El jovencísimo piloto ruso, pese a todo, ha dejado pequeñas muestras del gran piloto que aparenta ser y, aunque no está todavía al nivel de su compañero, ha conseguido ya la proeza de meterse en la Q3 en dos ocasiones e incluso ha puntuado en más ocasiones que su compañero, pero con peor fortuna final. Kvyat ocupa el 15º puesto con cuatro puntos.

Así llega el equipo a Austria

El equipo italiano llega a este Gran Premio con la moral por las nubes tras la excelente carrera de Vergne y Kvyat en Canadá y con ganas de puntuar. La idea es aprovechar el punto de inflexión que ha supuesto para la competición que se rompiese, por fin, la hegemonía de Mercedes durante esta temporada y, sobre todo, el hecho que un monoplaza con motor Renault haya vuelto a subirse a lo más alto del cajón.

Evidentemente, y viendo los antecedentes de Toro Rosso este año, resulta impensable que los de Faenza puedan soñar con algo más que estar en la parte intermedia del pelotón. Sin embargo, no parece en absoluto descabellado pensar que los dos STR9 puedan acabar en los puntos y darle un empujón importante a una temporada francamente mediocre, en la que la fiabilidad está brillando por su ausencia.

Por último, el hecho de que equipo y pilotos hayan conducido antes por el circuito y conozcan el trazado debería ser un valor añadido a una aparente mejoría en la mecánica de los STR9 para esta carrera.

Expectativas del Gran Premio

  • Jean-Eric Vergne: “Nunca he corrido en esta pista antes, pero lo hice en coche el año pasado en un Fórmula 1, durante una exhibición de Red Bull en un evento de las World Series Renault. Recuerdo que la carrera fue muy emocionante. La pista es corta, pero muy agradable y estoy seguro de que servirá para ofrecer una carrera muy interesante este fin de semana. Será un evento importante para nosotros como parte de la familia Red Bull y así que espero que ofrezcamos un buen rendimiento. Debemos tener en cuenta que ésta es como una especie de carrera en casa para Toro Rosso”.
  • Daniil Kvyat: “Este es uno de mis circuitos favoritos. Corrí aquí en la Fórmula Renault Alpes y obtuve dos triunfos en 2012. Tuve un gran fin de semana y realmente me encantó la pista. El año pasado volví al Red Bull Ring con la Fórmula 3 y de nuevo tuve grandes recuerdos en forma de tres poles, seguidas de tres segundos puestos en las carreras. Es mi tipo de pista, con frenadas fuertes y es una pista muy técnica. Tiene algunas curvas rápidas y de media velocidad que realmente me gustan. Esperemos que el STR9 vaya bien allí. El paisaje es hermoso, ¡naturaleza típica austriaca! Va a ser un gran fin de semana para la familia Red Bull, pero tenemos que trabajar para encontrar la mejor puesta a punto en los primeros entrenamientos libres, tener el enfoque correcto y  luego ver cómo va todo. Se necesita encontrar un buen equilibrio ahí ya que hay algunas rectas bastante largas. Pero es principalmente en las curvas de alta velocidad donde se va a encontrar la mayor parte del tiempo por vuelta”.