Daniel Ricciardo se ha llevado la victoria más disputada de toda la temporada en una carrera grandiosa en Hungría. Fernando Alonso fue segundo en una demostración de talento y aguante frente a los dos Mercedes, que lucharon por el podio en la última vuelta. Finalmente, Lewis Hamilton se ha subido al último cajón después de salir desde el pit lane tras una increíble remontada.

dcd1427jy128

La carrera empezó antes de que se apagase el semáforo. 50 minutos antes de la salida cayó un chaparrón sobre el circuito que dejó la pista muy encharcada. Se fue secando conforme pasaba el tiempo, pero no lo suficiente como para salir con neumáticos de seco. Todos los pilotos optaron por salir con intermedios, incluidos Kevin Magnussen y Lewis Hamilton, que partían desde el pit lane por los cambios obligados en sus monoplazas tras el accidente y el incendio en Clasificación, respectivamente.

En la vuelta de formación Daniil Kvyat no pudo arrancar el coche y tuvo que ser empujado al pit lane para salir desde allí. Cuando se apagó el semáforo se desató la locura en el Hungaroring. Nico Rosberg conservó la primera posición y empezó a tirar muy fuerte para meter la mayor distancia posible a sus perseguidores. Por detrás, Valtteri Bottas adelantó a Sebastian Vettel en una buena maniobra por el exterior de la primera curva. Fernando Alonso salió muy bien y llegó a colocarse tercero tras adelantar a los dos Red Bull, pero el tetracampeón se la devolvió casi inmediatamente.

Hamilton, por su parte, cometió un error en la curva 2 y llegó a tocar el guardarraíl. En la vuelta 3, sólo tenía por detrás a Kvyat y parecía que sus opciones estaban muy comprometidas. El inglés se puso las pilas y cuatro vueltas después ya había ganado 7 posiciones. En la parte delantera, Rosberg lideraba con comodidad por delante de Bottas, Vettel y Alonso. Entonces llegó el accidente de Marcus Ericsson. El sueco pisó la línea blanca y perdió el control del coche. Salió el Safety Car y empezó el baile en boxes. Todos los pilotos, excepto los 4 primeros, entraron para poner neumáticos de seco. Una vuelta después, entraron los líderes, pero era demasiado tarde. Ricciardo, Button (con neumáticos intermedios) y Massa ocuparon el top 3 por delante de Rosberg, Magnussen (sin parar), Vergne, Vettel y Alonso.

Dirección de carrera anunció que el Safety Car se iba en la vuelta 11, pero instantes antes Grosjean impactó contra las barreras y provocó que el coche de seguridad tuviese que seguir en pista. Cuando se fue, Alonso empezó a remontar posiciones rápidamente, al igual que Hamilton. El español se colocó tercero, tras Ricciardo y Massa, mientras que el de Mercedes escaló hasta la séptima, a la estela de Rosberg y Vettel. Entre Alonso y Rosberg se metió Vergne, que frenó muy bien a los líderes provocando que el de Ferrari se escapase.

Los dos Force India, fuera de carrera

En la vuelta 17 Nico Hülkenberg se quedó fuera de carrera. Se tocó con su compañero, Sergio Pérez, en la última curva y se convirtió en el tercer abandono de una alocada carrera. Apenas 6 vueltas más tarde, el mexicano corrió la misma suerte que el alemán. Pérez pisó la zona mojada de la última curva y perdió el coche, golpeando muy fuerte contra el muro de la recta principal. Tuvo que salir de nuevo el Safety Car para poder retirar el coche y los trozos de fibra de carbono que quedaron esparcidos sobre la pista. Aprovecharon entonces Ricciardo, Massa y Bottas para parar en boxes por segunda vez.

Kobayashi se tuvo que retirar entonces por problemas mecánicos que Caterham aún no ha determinado. Cuando se fue el Safety Car, tres vueltas después, Alonso lideraba la carrera por delante de Vergne, Rosberg, Vettel y Hamilton. La carrera se estabilizó hasta que, en la vuelta 34, el de Red Bull trompeó en la recta de meta y salvó el golpe contra el muro por apenas milímetros. En esa misma vuelta, Rosberg pasó por boxes para hacer su segunda parada. Una más tarde, fue su compatriota, Vettel, el que pasaba por el pit lane.

Alonso esperó hasta la vuelta 39 para acortar al máximo su último stint intentando llegar al final sin tener que parar de nuevo. Hamilton lo hizo en la 40, a pesar de haber amagado un giro antes con entrar para intentar engañar a Ferrari y al español, que puso blandos en su pit stop, por los medios del de Mercedes. Ricciardo, que iba con una estrategia diferente, lideraba la carrera, pero con neumáticos muy viejos y obligado a parar una vez más. Lo hizo en la vuelta 55 y dejó a Alonso y Hamilton liderando la carrera. Empujó el australiano hasta cogerles a falta de 10 vueltas.

La lucha entonces fue a tumba abierta entre los 3. Ricciardo se vio impotente frente a Hamilton durante 5 vueltas, a pesar de que el de Red Bull trató por todos los medios de pasarle. Sus neumáticos colaboraron entonces en su lucha con el de Mercedes. En la curva 2 se preparó el adelantamiento y pasó al inglés por el exterior de la 3. Se lanzó entonces a por Alonso, pero no había forma de pararle. El español luchaba con su coche, con sus neumáticos desgastados y con el consumo de combustible. Ricciardo le pasó como un misil y le metió 5 segundos en 3 vueltas. El asturiano tuvo que mirar entonces a los dos Mercedes, pero le benefició que Hamilton tuviese que defenderse de Rosberg. Al alemán, que recortó 20 segundos en 8 vueltas, le faltó algo más de tiempo para poder pasar a su compañero y rival por el Campeonato. Sólo pierde 3 puntos, pero teniendo que en cuenta que al inicio lideraba y Hamilton estaba 21º, no debe estar muy contento con el resultado.

Tabla de Tiempos

Captura de pantalla 2014-07-27 a la(s) 16.00.50

[divider]

Fuente de las imágenes: Sutton y F1.com