Correr en un circuito como Monza, conocido como el Templo de la Velocidad, es siempre un buen acicate. Incluso para una escudería modesta como es Marussia, que tendrá el aliciente de correr su primer GP de Italia con un propulsor Ferrari desde que existe como equipo.

Por ello, desde Marussia se muestran optimistas ante el papel que esperan cumplir en un circuito marcado por la extrema rapidez (de hecho, se esperan velocidades punta cercanas a los 360 kms/h). Sin la losa del favoritismo que sí acucia a su proveedor de motores, los de Banbury esperan cumplir con dignidad ante los miles de enloquecidos aficionados italianos que, sin duda, también apoyarán a Marussia.

Max Chilton durante el pasado GP de Bélgica (Spa-Francorchamps)

Max Chilton durante el pasado GP de Bélgica (Spa-Francorchamps)

Así llegan los pilotos al Gran Premio de Italia

  • Jules Bianchi: El piloto francés sigue tocado por una varita mágica y, aunque no tuvo excesiva fortuna en la carrera disputada en Spa, logró la gran “machada” de colocar su modesto MR03 en la Q2, celebrado como un auténtico triunfo en el box del equipo. Luego las cosas no fueron tan bien en carrera, pero el potencial del galo está ahí. De hecho, muchos le ven como el relevo natural de Kimi Raikkönen en Maranello por lo que la prueba de este fin de semana será crucial para su futuro, ante los ojos de Ferrari.
  • Max Chilton: El piloto británico sigue instalado en la mediocridad y poco o nada se espera de él de cara a este Gran Premio. Todo lo más, tratar de batir a su gran rival Marcus Ericsson, de Caterham. De hecho, su puesto está cada vez más en entredicho y la sombra de Alexander Rossi poco a poco se cierne sobre él, hasta el punto que ni los millones de su padre, que sin duda mantienen aún a flote su volante en Marussia,van a poder hacer nada para evitar su despido.

Así llega Marussia al Gran Premio de Italia

Marussia no tiene grandes expectativas, salvo las de lograr acabar nuevamente la carrera con sus dos monoplazas en pista. Algo realmente difícil en un trazado como éste, habida cuenta que es una de las carreras más exigentes del calendario y en la que la fiabilidad de la unidad de potencia especialmente, será clave para finalizar la prueba.

Actualmente, el momento de Marussia es bastante bueno puesto que, como hemos dicho anteriormente, ya sabe lo que es no tener que guardar los bártulos a las primeras de cambio en calificación y, gracias a Bianchi, logró meterse entre los 15 mejores del día en Bélgica.

Además, los históricos dos puntos logrados por el propio Bianchi en Mónaco son un codiciado tesoro que dan a Marussia la octava plaza del Campeonato de Constructores y, de momento, le permiten mirar por encima del hombro no sólo a la que iba a ser su gran rival este año, Caterham, sino también a un histórico como Sauber, que aún no han logrado sumar ni un solo punto en lo que va de campeonato.

Expectativas del Gran Premio

  • Jules Bianchi: “Cada conductor tiene unos lugares favoritos para correr un Gran Premio. En este sentido me considero muy afortunado de tener cuatro carreras en el calendario de esta temporada en las que me siento como en casa: Mónaco, Silverstone, Monza y Sochi. Estoy muy orgulloso de ser un miembro de la Ferrari Driver Academy y sé lo especial que es esta carrera para la Scuderia. Correr delante de los tiffosi es una experiencia muy emocionante y de gran intensidad emocional y no solo yo sino todo el equipo Marussia podemos sentir parte de ese aliento este fin de semana en Monza. A los fans les digo que quiero que todo Ferrari tenga éxito. La última carrera en Spa no fue muy buena para mí y fue especialmente decepcionante, después de un buen rendimiento en calificación. Espero combinar una buena calificación con una buena carrera esta vez y premiar la pasión de los aficionados italianos”.
  • Max Chilton: “El GP de Italia es una carrera importante para todo el equipo ya que no sólo es la última carrera europea de la temporada sino también la carrera de casa de nuestros socios del sistema de propulsión, la Scuderia Ferrari. Me encanta Monza; es imposible no quedar atrapado en la magia de un circuito de carreras tan histórico. Tuve una buena carrera en Spa, que permitió al equipo para lograr, al menos, parte de sus objetivos para el fin de semana. Para los Grandes Premios restantes tenemos que seguir luchando por los buenos resultados de clasificación y carrera, para asegurar que mantenemos nuestro noveno lugar en el Campeonato de Constructores. Estoy deseando que llegue Monza y, con suerte, una buena recompensa por el apoyo que estoy seguro vamos a recibir de los tiffosi“.