Lewis Hamilton ha ganado hoy en el Templo de la Velocidad y se vuelve a enganchar al Mundial. Su compañero y rival, Nico Rosberg, ha sido segundo, por lo que la primera posición se queda a 22 puntos del inglés. Felipe Massa ha completado el podio en territorio Ferrari en un resultado con sabor a venganza. 

dne1406se107

Se esperaba mucho de la salida del Gran Premio de Italia, pero seguro que nadie había imaginado lo que realmente pasó. Lewis Hamilton salió muy mal y perdió aceleración, lo que le hizo perder 3 posiciones. Nico Rosberg, Kevin Magnussen y Felipe Massa le pasaron como aviones. Especialmente buena fue la salida del de McLaren, que partía desde la tercera fila. Por detrás, Sebastian Vettel se colaba en la quinta plaza a la vez que su compañero de equipo, Daniel Ricciardo, perdía unas cuantas posiciones y caía al duodécimo lugar. Fernando Alonso arrancó bien, pero se vio encajonado en la frenada de la primera curva y cayó al octavo, aunque no tardó en recuperar la séptima posición, que estaba en manos de Sergio Pérez. Peor todavía le fue a Valtteri Bottas. El finés mostró un ritmo espectacular en las tandas largas del viernes y era uno de los claros favoritos al podio (quien sabe si también a la victoria), pero salió realmente mal y cayó fuera del top 10.

Comenzó entonces la remontada del de Williams, al que siguió la estela Ricciardo. Hamilton también tuvo que buscar el hueco, pero no tardó en hacerlo. En la vuelta 13 ya marchaba segundo, tras pasar primero a Magnussen y luego a Massa en una gran maniobra en la primera curva. El danés fue perdiendo fuelle y pronto los perdió de vista. Para Massa, en cambio, se convirtió en una carrera aburrida desde ese momento. Supo mantener un ritmo constante durante las 53 vueltas del Gran Premio y terminó por subir al podio, uno muy especial para él al tener todavía presente su pasado Ferrari.

Su compañero, Bottas, fue quitándose uno a uno a todos sus rivales en la recta principal, aprovechando la increíble velocidad punta de su Williams. En algunos movimientos pareció incluso que era un monoplaza de otra categoría. Ya era cuarto cuando entró en boxes, en la misma vuelta que el líder de la carrera, Rosberg. Hamilton, que le estaba achuchando, lo hizo un giro más tarde. Salió por detrás, pero no estuvo mucho tiempo ahí. Apenas 5 minutos más tarde, Rosberg volvió a saltarse la primera chicane y le dejó el liderato en bandeja a su compañero. Ya no hubo batalla. El alemán perdió todas sus opciones con ese error y Hamilton no desaprovechó la oportunidad. El Campeón de 2008 vuelve a engancharse a la lucha por el título, que ahora tiene a 22 puntos. Quedando 6 carreras y valiendo doble la última, está claro que Hamilton todavía tiene mucho que decir si muestra la templanza de hoy.

Podio decidido, emoción por los puntos

Con las tres primeras posiciones decididas, la incógnita era saber quién se iba a adjudicar las posiciones de puntos. Bottas, que salió en tráfico después de su paso por el pit lane, tuvo que volver a luchar para recuperar las posiciones perdidas. En un rifirrafe con Magnussen estuvo a punto de quedarse fuera en una maniobra arriesgada del de McLaren. La FIA decidió sancionarle con 5 segundos de Stop&Go por empujar a su rival fuera de la pista, como ya le ocurrió en Spa con Alonso. Precisamente el español fue el protagonista de la vuelta anterior, al verse obligado a parar su Ferrari en la escapatoria de la primera variante por problemas con el sistema de recuperación de energía. El ovetense llevaba una racha de 29 carreras seguidas sin abandonar, 86 si tenemos en cuenta sólo los abandonos por fallo mecánico. Además, era el único piloto en puntuar en todas las carreras de la temporada. En total, llevaba 15 GP’s en los puntos. Podía haber sido peor incluso para su equipo. Ferrari llevaba 79 carreras consecutivas en los puntos y, con el abandono de Alonso, sólo quedaba Räikkönen en pista. El finés estuvo rondando el límite entre puntuar y no hacerlo, pero terminó salvándose por la sanción a Magnussen y el error de Kvyat en las últimas vueltas, que le alejó de los puntos.

Justo en el grupo que les precedía se vivía una batalla espectacular. Vettel, que fue el primero en entrar a cambiar sus neumáticos, empezaba a sufrir con la degradación y por detrás llegaba el que está siendo su pesadilla durante toda la temporada: Ricciardo. El australiano fue el último en parar y lo aprovechó para ir ganando posiciones. Primero pasó a los McLaren y a Pérez, que estaban luchando con uñas y dientes por la séptima plaza. Especialmente bonita fue la pelea entre el mexicano y Button, reviviendo así viejas reminiscencias. Importante también para el Campeonato, donde la distancia que separa a McLaren de Force India es mínima. Finalmente, el premio fue para Pérez gracias a la sanción a Magnussen, que al menos pudo ser décimo.

Triplete para Hamilton: pole, victoria y vuelta rápida; segunda plaza con sabor agridulce para Rosberg, que ve como su diferencia se reduce; y tercer escalón para Massa, que sube por primera vez al podio en esta temporada (desde 2005 no subían los dos pilotos de la escudería de Grove al podio). En dos semanas se vivirá la siguiente batalla en el siempre espectacular Gran Premio de Singapur.

Tabla de Tiempos

Captura de pantalla 2014-09-07 a la(s) 15.25.10

[divider]

Fuente de las imágenes: Sutton y F1.com