Con la vitola de haber sido el único equipo capaz de batir a los todopoderosos Mercedes, el equipo Red Bull llega a Singapur en medio del máximo optimismo. Un optimismo potenciado además por el hecho de que Marina Bay es el trazado en el que menos influye la potencia y más la pericia del piloto y la aerodinámica del monoplaza de entre todos los Grandes Premios que restan para el final de la temporada.

Daniel Ricciardo aspira a repetir triunfo como ya hizo en Spa

Daniel Ricciardo aspira a repetir triunfo como ya hizo en Spa

Así llegan los pilotos a Singapur

  • Daniel Ricciardo: El australiano ha asumido con una madurez inesperada los galones de mando del equipo y está cuajando una temporada sensacional. Se ha convertido por derecho propio en el referente del equipo y con una actuaciones colosales ha mandado a todo un campeón como Sebastian Vettel al ostracismo. Es uno de los más firmes candidatos al pódium y, por qué no, a la victoria este domingo. Su principal “lunar” hasta la fecha sigue siendo la clasificación del sábado y eso en un circuito como el de Singapur, en el que adelantar es francamente difícil, una mala calificación puede ser una desventaja importante de cara a sus opciones en carrera. Aunque en Italia no brilló como en Hungaroring o Spa, lo cierto es que volvió a batir a Vettel y con sus 166 puntos se consolida en la tercera plaza del Mundial y no parece dispuesto a ceder su lugar ante Valteri Bottas, del que ya le separan 44 puntos.
  • Sebastian Vettel: En su peor momento desde que llegó a Red Bull en 2009, esta semana ha visto cómo su nombre estaba en la picota por un rumor que la cadena italiana Sky difundió y por el cual, intercambiará el azul de Red Bulll con el rojo de Fernando Alonso la próxima temporada. Aunque rápidamente fue desmentido por su equipo y por él mismo, está claro que el tetracampeón no está cómodo con su actual situación en el equipo y eso se nota. Tras los fiascos de Hungría y Bélgica, en los que Daniel Ricciardo le barrió literalmente del mapa, volvió a recuperar su mejor nivel en Italia aunque acabó nuevamente batido por su compañero. Lo peor no es que las cosas, desde un punto de vista mecánico no le han ido nada bien este año, se le ve francamente mal, ha perdido su sonrisa y además ha bajado los brazos. Aun así, en su descargo hay que decir que su aportación de cara al Campeonato de Constructores está siendo importante para asegurar a Red Bull la segunda plaza. Actualmente ocupa la sexta plaza del Mundial de Pilotos, con 106 puntos, justo detrás de Fernando Alonso.

Así llega Red Bull a Singapur

El equipo llega en una muy buena situación y con las máximas expectativas ya que, sin duda, y con las condiciones actuales del RB10, el trazado de Marina Bay es quizás el que mejor se adecua a sus características de los seis que quedan por albergar las pruebas del Mundial de este año.

El circuito urbano de Singapur es muy exigente y muy técnico, lo que de entrada le iguala mucho a sus rivales directos como son Mercedes y Williams, lo que unido a la enorme calidad de sus pilotos le otorgan un favoritismo importante. La aerodinámica juega aquí un papel importantísimo y en ese aspecto los Red Bull son casi imbatibles.

Además, el hecho que en este circuito el Safety Car se haya convertido en un coche más de la parrilla (suele salir una media de dos veces por carrera), limita basante las posibilidades de ganar por aplastamiento de las que ha hecho gala Mercedes a lo largo del año. Y en esas circunstancias, los Red Bull -y en concreto Daniel Ricciardo– ha demostrado moverse como pez en el agua esta temporada.

Su principal lunar está siendo la fiabilidad y en eso va a tener mucho que decir la elevada humedad reinante y la dureza del trazado, que castiga con fuerza los frenos

Expectativas del Gran Premio

  • Sebastian Vettel: “Me encanta venir a esta increíble y muy limpia ciudad. Aunque está lleno de baches, el circuito es divertido, pero al mismo tiempo muy difícil. Hay que estar cerca del límite y arriesgar mucho para sacar el máximo del coche. Los retos más difíciles en Singapur son el calor y la cantidad de vueltas. Las chicanes son muy difíciles de manejar y que apenas hay lugar para recuperar el aliento. Lo más importante para lograr una vuelta rápida es la última curva, antes de dirigirse a la recta final. Hay un bordillo muy alto que no se debe golpear pues de lo contrario el coche se levanta. Mis mejores recuerdos son los triunfos de 2011, 2012 y 2013, porque creo que es una de las carreras más duras del año. Es muy largo, no hay espacio para errores y la carrera noparece no terminar nunca”.
  • Daniel Ricciardo: “Cuando te das una vuelta por el circuito el jueves te das cuenta de lo sucio que está. Pese a que estos modernos circuitos urbanos tienden a limpiarse al máximo no podemos olvidar que estamos ante una calle pública, con todo lo que ello conlleva de suciedad y arena. Esto significa que nos encontraremos un trazado deslizante y lleno de baches ¡y eso me encanta! Esta es una de esas carreras en las que nunca estás satisfecho con la cantidad de preparación que lleves”.