Tanto Vettel como Ricciardo han tenido serios problemas para encontrar el ritmo en su primera toma de contacto con el circuito ruso. El 9º puesto del tetracampeón en los Libres 2 es el mejor resultado global de los austriacos, que deberán trabajar duro para mejorar sus expectativas de cara a la Clasificación. 

Imagen: Red Bull Racing

Imagen: Red Bull Racing

Con Jules Bianchi en el morro del RB10, y sobre todo en la mente de los pilotos, comenzaba la andadura del equipo Red Bull en Rusia. La exigencia del trazado callejero de Sochi iba a obligar, sin embargo, a centrar todas las atenciones de Vettel y Ricciardo en el plano deportivo. La sesión transcurría con dificultades ya desde el inicio. El trabajo propio de un equipo al llegar a un circuito totalmente nuevo se veía alterado por la suciedad de la pista, que complicaba en gran medida la búsqueda de una puesta a punto óptima. Los tiempos iniciales, que rondaban el 1:46.000 bajaban progresivamente a medida que la pista ganaba en adherencia. Ricciardo lograba bajar de cuarenta y cuatros y paraba el crono en un 1:43.821 que le colocaba 12º. Los tiempos de Vettel no mostraban ni siquiera el ritmo de su compañero, a pesar de su esfuerzo por mejorar su feeling con el coche, como demuestra el hecho de ser el piloto que más giros daba en esta primera práctica. El alemán, a pesar de todo, no pasaba de la 14ª plaza.

Sin encontrar aún la configuración apropiada, el equipo de Milton Keynes se disponía a analizar los compuestos en los Libres 2. El habitual conservadurismo de Pirelli en la elección de las gomas se agudizaba al comprobarse que, tanto el compuesto blando como el medio, se mostraban demasiado duros hasta el punto de ver mejorías en los cronos de algunos pilotos con 8 o 9 vueltas de neumático. A una vuelta, el ritmo de los austriacos continuaba decepcionando. Sebastian Vettel se colocaba 9º con un 1:41.396, mientras que Daniel Ricciardo, a 6 décimas de su compañero, se perdía en la 13ª posición. Las tandas largas no auguraban un fin de semana mejor para la escudería austriaca al evidenciarse que su ritmo estaba por debajo del de los Williams y, por su puesto, a una mayor distancia de los cronos de los Mercedes. La guinda a este viernes complicado la ponía Ricciardo. A falta de 8 minutos para el final de la sesión, el australiano se detenía en la pista y provocaba la bandera roja que rompía los stints de todos los equipos. Malas sensaciones y mucho trabajo acumulado para Red Bull , tras uno de sus peores viernes en esta temporada.

Libres 1

Sebastian Vettel (14º): 1:44.506 (+2.195) – 30 vueltas

Daniel Ricciardo (12º): 1:43.821 (+1.510) – 25 vueltas

Libres 2

Sebastian Vettel (9º): 1:41.396 (+1.766) – 30 vueltas

Daniel Ricciardo (13º): 1:42:061 (+2.431) – 25 vueltas

 

Impresiones de la sesión

Sebastian Vettel: ”¿Nos ayuda volver a subirnos al coche después de lo ocurrido? Sí y no. Te  ayuda a tener la cabeza ocupada y centrado en el trabajo del día –buscar el mejor set up posible, comparar los neumáticos y aprender este nuevo circuito te mantiene ocupado–. Pero por otro lado, solo han pasado unos días así que aún lo tenemos reciente y es complicado. Parece que estaremos en la lucha aquí; es una pista preciosa pero quizás no está hecha del todo para nosotros.”

Daniel Ricciardo: ”Después de lo ocurrido en Japón, tratas de hacerlo lo mejor que puedes. Mentiría si dijera que no tenía otras cosas en la cabeza cuando estaba pilotando, pero al final tratas de hacer lo que puedes para convencerte de que estás comprometido al 100% con tu profesión; es la mejor forma de hacer un buen trabajo y de mantener la mentalidad. Es el camino, pero no ha sido tan sencillo como esperaba. Era nuestro último viernes con este motor, así que no nos debemos preocupar por que terminara fallando. Probamos algunas configuraciones pero no somos demasiado rápidos aquí. Las rectas son largas y estamos sufriendo un poco.

 

 

 

Fuente de las declaraciones: Red Bull Racing