Bzwx6JACYAADqAL

Diez minutos antes de la carrera, y como estaba previsto,¬†los pilotos se preparaban para homenajear a su compa√Īero Jules Bianchi, que como sabemos est√° luchando por su vida en un hospital de Jap√≥n. En ese momento, las c√°maras de todo el mundo captaban como un miembro de la FOM hablaba rodeado de todos los pilotos y los guiaba a la parte delantera de la parrilla, se√Īal√°ndoles d√≥nde se realizar√≠a el homenaje.

En ese momento, empezaba un c√ļmulo de desprop√≥sitos que nos confirman¬†a la FIA como un organismo sin alma donde solo manda el dinero, por si alguien no lo sab√≠a ya. En ese momento, los periodistas ya empezaban a quejarse de c√≥mo la FIA dificultaba su trabajo, algo incomprensible en un acto de este tipo, donde el √ļnico objetivo es transmitir fuerzas a un chaval de 25 a√Īos en la lucha¬†salir adelante.

La se√Īal internacional nos brindaba un extra√Īo plano a√©reo d√≥nde ve√≠amos perfectamente dispuestos a los pilotos en l√≠nea recta, dejando un gran hueco entre ellos y un amplio grupo de personas, mayor en n√ļmero que los propios pilotos, donde la FOM mostraba un mensaje de apoyo a Bianchi. Este plano a√©reo solo se romp√≠a para mostrarnos en primera fila y por delante de los pilotos a Bernie Ecclestone junto con miembros del gobierno ruso que poco o nada pintaban en el homenaje a Jules Bianchi y junto con Jean Todt, que aprovechaba para saludar a todos los pilotos. A todos menos a Fernando Alonso, pero ese no es el tema.

Justo cuando el presidente de la FIA se un√≠a al comit√© ejecutivo del homenaje, comenzaba a sonar por megafon√≠a el himno de Rusia, y en ese momento si ve√≠amos brevemente un plano de los pilotos. Y el plano fue breve por miedo a que alguno de los pilotos hablase, ya que la FOM hab√≠a advertido previamente de que durante el himno local todo el mundo deb√≠a guardar silencio. El himno fue cantado por el coro enfrente de los pilotos, algo que en ning√ļn caso formaba parte del homenaje a Bianchi. Y tras terminar el himno, plano de la FOM a unos aviones que sobrevolaban el circuito.

Si esta pantomima hubiese terminado aqu√≠, el homenaje de la FIA habr√≠a consistido en un mensaje sobreimpresionado en el asfalto y 15 segundos de silencio, seguidos del himno de Rusia. Lo que viene a ser nada. Pero si algo han demostrado todos los pilotos de la parrilla desde que sucedi√≥ el accidente es que ante todo son personas y compa√Īeros de un mismo deporte, por encima de las rivalidades en pista.

Con Jean-√Čric Vergne y Fernando Alonso como maestros de ceremonias, los pilotos formaban de forma r√°pida y contraviniendo las indicaciones de la FIA, un c√≠rculo cerrado donde los pilotos depositaron algunos objetos como el casco de Fernando o una gorra de Force India. Los pilotos guardaban un silencio, ahora si, respetuoso y sal√≠an en desbandada del lugar, recogiendo r√°pidamente sus objetos del centro del circulo como si fuesen carteristas en un mercado de barrio. Mientras tanto, la FOM quitaba ofrec√≠a brevemente este momento y volv√≠a a ofrecer planos de los aviones.

drivers-p-886x590

El resumen de toda esta secuencia de sucesos es que la FIA intent√≥ enmascarar una exaltaci√≥n patri√≥tica rusa dentro de un homenaje a Jules Bianchi. Esa exaltaci√≥n rusa repentina es muy posible que tenga que ver con la presunta amistad que destilan Ecclestone y Vlad√≠mir Putin, ese se√Īor que est√° invadiendo poco a poco un pa√≠s como Ucrania y que ha protagonizado uno de los momentos m√°s absurdos del Campeonato al estar presente en el antepalco junto a Bernie, rob√°ndole a Hamilton, Rosberg y Bottas el protagonismo en un momento que solo deber√≠a ser suyo.

La poca elegancia y humanidad de Ecclestone contrasta con la enorme humanidad de los pilotos. Todos y cada uno de los pilotos han tenido durante todo el fin de semana a Jules Bianchi en su cabeza y de hecho m√°s de uno manifestaba sus pocas ganas de correr. Estoy seguro de que si fuese por ellos, este fin de semana no habr√≠a habido carrera. Su valent√≠a contradiciendo las √≥rdenes de una organizaci√≥n cada vez m√°s dictatorial como es la FIA es de aplauso y nos recuerda que son gente especial, gente que se juega la vida cada fin de semana y que, por ello, son gente que mantiene los pies en la tierra a diferencia de un Ecclestone que cada vez est√° a m√°s distancia de la tierra, aupado en su monta√Īa de dinero.