Con ese término, intranscendente, se podría calificar el abandono con el que Max Chilton acabó el Gran Premio de Rusia en la vuelta número 1o. Este calificativo merece un cuantificativo y es la suprema fortaleza y la profesionalidad que ha mostrado el equipo Marussia durante este fin de semana, sabiendo que eran los últimos que deseaban poner un coche sobre la pista tras lo sucedido hace 7 días en el Gran Premio de Japón, porque las caras de los miembros del equipo eran de abatimiento, Chilton corrió porque es un profesional, pero no lo deseaba, nadie tenía ganas de estar allí a pesar de que el equipo es medio ruso…

Por eso alguno podrá decir que Marussia se va de Rusia si cabe más abatido de lo que estaban; pero no es así. El equipo Marussia ha dado un ejemplo no sólo a la Fórmula 1, sino al mundo en general, y no sólo del deporte, que se puede estar muy mal por dentro, pero que la profesionalidad y el sentido de la responsabilidad no se deben perder, salieron a correr, lo intentaron y la cosa no salió… Pero ellos estaban ahí.

Ahora el equipo podrá tomarse unas 3 semanas para descansar, relajarse y concentrarse para el Gran Premio de Estados Unidos en el circuito de Austin donde además de haber confirmado que Alexander Pires conducirá como segundo piloto (es el Gran Premio de su país), ojalá puedan comunicar la alegría de que Jules Bianchi esté mejor.

DECLARACIONES TRAS EL GRAN PREMIO

Max Chilton: “Después de una semana muy difícil para todos los integrantes del equipo, merecíamos mucho más de la carrera de hoy. No ha sido un día fácil, ni mucho menos, y los chicos han tenido que luchar mucho, para llevarnos hasta la parrilla. Cuando llegamos allí, por supuesto, fue todo muy emocional visto el apoyo mostrado hacia Jules. Creo que el equipo, el deporte y todos los fans, le harían sentir especialmente orgulloso. En la carrera, tuvimos un buen comienzo y tras el cambió de neumáticos, del medio al blando bastante temprano, supimos que este no sería tan duradero como el primero. En la vuelta 9, comencé a sentir un problema con la parte delantera izquierda, por lo que supe que no iría lejos, así que fui a boxes para que el equipo lo investigase. Enseguida supimos que no era algo sencillo de reparar, así que lo mejor era cerrar el fin de semana con esta conclusión tan prematura.  Lo que necesita el equipo ahora, es volver a casa junto a sus familias, para tener todo su apoyo, además de los colegas de la fábrica. De alguna manera tenemos que encontrar la fuerza para reagruparnos y seguir adelante, lo cual es muy difícil de contemplar en este momento “.

David Greenwood, Ingeniero Jefe: “Como arrancamos desde el fondo de la parrilla, y dadas las características de los neumáticos este fin de semana, la estrategia fue siempre la de minimizar las vueltas dadas con el neumático medio. Consideramos parar muy pronto, pero al final lo dejamos hasta la vuelta 4. Max entonces tuvo un mejor progreso con el neumático blando. Sin embargo, poco después sintió un problema en la curva 1,  y nos pareció que la única opción era detener el coche para inspeccionarlo. Una vez hecho esto, nos encontramos con que no era en realidad un problema con la parte trasera derecha, así que decidimos retirarnos”.Este no es el resultado que esperábamos, pero creo que podemos estar orgullosos de la forma en que hemos reunido fuerzas para este fin de semana. Hemos tomado aliento del gran apoyo mostrado hacia Jules por toda la comunidad de la F1 y por eso estamos muy agradecidos. Esperamos que esto haya ayudado a la familia de Jules en este dificilísima situación. En algún momento tendremos que mirar hacia adelante, cara a las restantes carreras de la temporada, pero por ahora, ya estamos contentos de regresar a casa”.

#ForzaJules

Imagen y fuente: www.marussiaf1team.com

Traducción y elaboración: propia //@BorjaLizarragaO (Twitter)