Ferrari afronta la penúltima cita del Mundial sin demasiadas expectativas. Sin mejoras de relevancia con las que sacar a La Scuderia del marasmo actual y con el “gallinero” revuelto, a cuenta de las incógnitas de los futuros de Fernando Alonso y Sebastian Vettel, la carrera en Interlagos no pasa de ser un mero trámite, destinado sobre todo a consolidar su plaza en el Mundial de Constructores.

 

Ferrari y Alonso llegan a Interlagos con la esperanza de que llueva

Ferrari y Alonso llegan a Interlagos con la esperanza de que llueva

Así llegan los pilotos a Brasil

  • Fernando Alonso: La amenaza de un aguacero sobre Interlagos durante todo el fin de semana es el único aliciente que le queda al asturiano para despedirse de la mejor manera posible de Ferrari. Una carrera bajo el agua puede ser el último asidero para que el español pueda irse por la puerta grande, ya que como se pudo ver en las últimas carreras, el F14 T no da para mucho más que estar entre los cinco o seis mejores. Sin embargo, la proverbial capacidad de conducir bajo la lluvia del asturiano puede ser la última esperanza de irsse de Maranello con un triunfo bajo el brazo porque todo lo que no sea lluvia, dejará a Alonso fuera de combate. Aun así, ni siquiera él cree que la lluvia pueda ayudarle demasiado, lo que dice mucho del estado de ánimo del equipo con el que afronta este Gran Premio. Aun así, el español tiene el aliciente de su lucha particular con Sebastian Vettel, con el que está empatado a 149 puntos, y con Valtteri Bottas, que le supera en seis puntos, por la cuarta plaza del Mundial de Pilotos, algo que aún está a su alcance.
  • Kimi Raikkönen: Lo del finlandés no tiene nombre y el que se me ocurre entraría dentro del tipo penal de injurias y calumnias. Sin más ambición que llegue la última cita del Mundial y poner punto final a este lamentable año, Raikkönen llega a Interlagos con la única ambición de puntuar y colaborar siquiera minimamente en la lucha de Ferrari por el campeonato de Marcas. Su indolencia, casi oceánica, es comparable a su falta de profesionalidad y ambición y se vio claramente el pasado fin de semana en Austin. No parece serio acabar 13º en una carrera en la que acabaron 15 coches, siendo superado incluso por los dos Lotus y por Sebastian Vettel, que había parado cuatro veces. Por tanto, su trayectoria reciente hace presagiar que, una vez más, el finlandés mostrará su lado más oscuro, de modo que poco o nada habrá que esperar de él para esta carrera.

Así llega Ferrari a Brasil

Ferrari llega Interlagos con todo por hacer. Tanto a corto como a medio plazo. Su apuesta por Vettel, por más que ésta aún no sea oficial, junto al futuro de Fernando Alonso -cada vez más cerca de McLaren- tiene atenazado al equipo, que por si fuese poco, hace semanas que dejó de mirar a 2014 para trabajar con fuerza en el monoplaza del año próximo.

De hecho, sólo la profesionalidad de Fernando Alonso, que sigue firme a pie de obra, está salvando la temporada más agitada en Maranello de su historia reciente. Afortunadamente para el equipo italiano, la sexta plaza del asturiano en Austin, unido al descalabro de McLaren, ha permitido a Ferrari ampliar ligeramente su ventaja sobre los de Woking, en su lucha por la cuarta plaza del Mundial de Constructores. Sin embargo, las únicas esperanzas de hacer algo positivo en Interlagos pasarán por confirmar las predicciones meteorológicas y se caigan los cielos sobre el trazado brasileño, pues hoy por hoy sólo Sebastian Vettel y Lewis Hamilton pueden equipararse a Fernando Alonso en su destreza al volante en condiciones adversas.

Todo lo que no sea eso, que nadie espere milagros en Interlagos porque la mediocridad sigue instalada en Maranello y todo apunta a que así seguirá hasta el final de este nefasto año para Ferrari.

 Expectativas del Gran Premio

  • Fernando Alonso: “Incluso con lluvia no tenemos posibilidades de ganar. Tras conseguir tan sólo dos podios esta temporada, no podemos esperar que unas gotas de lluvia nos permitan ganar. Desafortunadamente, no estamos a ese nivel, aunque sí es verdad que tienes más oportunidades en mojado, pero también existe un riesgo, ya que puedes ganar posiciones o perderlo todo. Este año ha sido difícil y complicado, pero probablemente ha sido mi mejor temporada, porque me encontré con un reto complicado este año que incluía tener en el otro lado del garaje a un campeón del mundo y he rendido a mi mejor nivel”
  • Kimi Raikkönen: “Cada temporada que no ganas un campeonato, la puedes más o menos olvidar. Estás aquí para ganar carreras y campeonatos y, si no lo consigues, has fallado, ya seas segundo o vigésimo. Ha sido un año duro, pero hemos aprendido cosas que nos ayudarán en el futuro. Pero no se hace demasiado divertido cuando tienes dificultades cada carrera. Así es como van las cosas a veces en Fórmula 1, pero tenemos que creer en lo que hacemos y estoy seguro de que podemos volver donde deberíamos estar”