El trazado brasileño comenzará este mismo lunes las reformas para dar una imagen más moderna y tener así más posibilidades para renovar su contrato hasta el año 2020.

Interlagos

La imagen del Autódromo Jose Carlos Pace se ha criticado durante los últimos años por contar con unas instalaciones anticuadas, por lo que, tras el Gran Premio de este fin de semana, se continuarán las obras de reforma. Esta temporada el circuito ya cuenta con una entrada al pit lane renovada, terminando así con la peligrosidad de la calle de boxes debido a una entrada a la que se llegaba a gran velocidad. Además, la climatología es un factor a tener muy en cuenta en Brasil, así que el asfalto estrenará este fin de semana unos surcos colocados estratégicamente para evitar las típicas “lagunas” que suelen dejar las lluvias.

A partir del próximo lunes 10 de noviembre los obreros volverán a Interlagos para continuar con las reformas, unas obras que tendrán un coste de 58 millones de euros. La reforma tendrá dos puntos clave: un paddock cubierto y una ampliación de los boxes. Este circuito contará con el primer paddock cubierto del calendario, siendo los primeros en proteger a sus VIPs de la climatología, algo que terminará poniéndose de moda. Por otro lado, Interlagos podrá contar con más equipos en las competiciones, ya que añadirán 5 boxes nuevos, pasando de 23 a 28 garajes.

Estas reformas, aunque costosas, es posible que repercutan positivamente en los beneficios que percibirá el circuito al poder contar con más competiciones automovilísticas. Interlagos tendrá más fácil la renovación de su contrato en el Gran Circo ya que, como ha declarado el secretario municipal de infraestructuras, Roberto Garibe, “esta gran reforma, que incluye cubrir todo el paddock, algo insólito en un circuito, va a proporcionar más comodidad y seguridad a los equipos”.