Una vez más, un posible fichaje en un equipo de Fórmula 1 ha abierto de nuevo la polémica en el mercado, y nunca mejor dicho, de la competición. La piloto Alice Powell quiere participar en los libres de Abu Dabi y para ello pagará una gran suma de dinero al equipo, que se debate entre la vida y la muerte.

Alice PowellAlice Powell

Motores, ingenieros, logística… la Fórmula 1 siempre ha sido un deporte en el que el dinero es muy importante si quieres sobrevivir en este mundo de grandes marcas, pero este año se ha superado. Los problemas económicos provocaron el abandono de Marussia y Caterham, los cuales no están dispuestos a decir adiós al Circo y están haciendo todo lo posible para estar a Abu Dabi.

Caterham ha decidido lanzar una campaña de recaudación en Internet a a través de la página www.crowdcube.com/caterham/, con el objetivo de recaudar 2.350.000 libras, casi 3 millones de euros. Por el momento, la escudería lleva recaudado al mitad del presupuesto necesario para estar en la parrilla de salida de Abu Dabi y para completar este presupuesto, Caterham ha recibido una oferta realmente buena.

La posible solución para los malayos llega desde Gran Bretaña y de manos de la piloto de GP3 Alice Powell. La británica quiere probar la experiencia de subirse a un Fórmula 1 y para ello ha lanzado una oferta a Caterham: Powell donará 45.000 euros si puede conducir uno de los monoplazas en los libres del viernes. Además, Alice llega con un buen puñado de patrocinadores, lo que aumentaría su participación en la economía de Caterham. Así lo anunció en Sky Sports:

“Todo es nuevo para mí, me enteré esta mañana cuando lo vi en el Daily Mail. Mi abuelo, que me ha ayudado mucho a lo largo de mi carrera deportiva, ha decidido que va a poner un poco de dinero para Caterham si me dejan correr en la primera sesión de entrenamientos libres del gran premio. Siempre y cuando tenga la oportunidad de probar en los entrenamientos libres tengo otros inversores que estarían dispuestos a invertir en el equipo, lo que sería una oportunidad fantástica”.

No hay duda que esta es una oferta más que jugosa para un equipo que navega sin rumbo, pero no todo es tan fácil ya que la esperanza británica no tiene la superlicencia. Este “carné” que permite a los pilotos subirse a un monoplaza de Fórmula 1 es esencial para poder participar en una sesión oficial, pero Powell confía en que su experiencia en competiciones como la GP3 o la Fórmula Renault(competición que ha ganado), así como la oportunidad para la FOM de tener la segunda mujer de la temporada, le permitan estar en Yas Marina:

“Será difícil porque hay gente que ha sido rechazada por no tenerla. Pero creo que sería bueno para el deporte tener a una mujer compitiendo o incluso entrenando de nuevo, como tan bien ha hecho este año Susie Wolff”.

Marussia con esperanza.

Si Caterham tiene su mayor esperanza en aficionados, empresarios y Alice, el equipo anglo-ruso espera estar en la salida de Yas Marina gracias a gestiones comerciales. La llegada de un nuevo propietario y de liquidez al equipo permitirían que en la última prueba del mundial los Marussia dieron sus últimas vueltas de la temporada. Marussia ya anunció hace una semana el despido de todos sus trabajadores, pero según informa Sky Sports, el equipo podría estar muy cerca de resurgir de sus cenizas.

Fuente: Sky Sports