El equipo Sauber puede afirmar sentirse bastante mejor que hace unos meses a día de hoy. El fin de la temporada 2014 de Fórmula 1 supone un alivio para la escudería. El infierno ha terminado y sólo toca pensar en el curso de 2015. Este año ha supuesto el peor resultado de la historia de Sauber, viviendo una pesadilla desde el Melbourne hasta Abu Dhabi.

Sauber 2014

Un comienzo y un final similar

Desde el GP de Australia se supo que no iba a ser una temporada sencilla para Adrian Sutil y Esteban Gutiérrez. Pese a ello, allí consiguieron uno de los mejores resultados del año: un undécimo puesto de Sutil que sirvió de poco. Detrás, su compañero.

Sin embargo, fue la ocasión en la que más cerca estuvieron de puntuar. Un espejismo. Desde entonces, Gutiérrez sufrió duramente peleándose con los Marussia, algo impensable a priori visto el año 2013, pero toda una realidad. Y eso que en Mónaco Esteban pudo puntuar fácilmente, pero echó por tierra la carrera con un toque con el guardarrail.

También pudo tocar los puntos Sutil en el GP de Hungría, gracias a la lluvia, pero se quedó en el puesto 11 a menos de un segundo de Button. En Austin, Adrian partió noveno, pero de nuevo un desafortunado incidente terminó con las opciones de Sauber. Sergio Pérez le arrolló en la primera vuelta del domingo.

Durante todo el año sólo ha habido detalles que han acercado a la escudería a los puntos, pero nunca han llegado a ese oasis. Oasis que hizo realidad Marussia a través de Jules Bianchi y los 2 puntos logrados en Mónaco. Fue la estocada que faltaba para hundir a Sauber. Un estoque del que no se pudo recuperar.

Haciendo historia negativa

El equipo ha completado la peor temporada de su historia. Ha acabado con 0 puntos, siendo el único sin lograr probar los diez primeros puestos junto a la catástrofe de Caterham. Catástrofe, desde luego, más lógica que la de Sauber. Han ocupado el décimo y en consecuencia penúltimo puesto del Campeonato de Constructores, detrás de Marussia.

Las limitaciones del monoplaza no sólo se reflejó en los resultados al cruzar la línea de meta, sino que también afectó a la fiabilidad del coche. Trece veces hemos visto a un Sauber retirándose de un Gran Premio.

El peor balance de su historia y la única temporada en la que la escudería no ha sumado ningún punto.

Sauber

La desesperación de los pilotos

Que Sutil y Gutiérrez, sobre todo este último, no han cumplido con las expectativas planteadas a inicios del año es evidente. Pero, sin embargo, parece más grave la inutilidad del equipo, que ha desesperado a sus pilotos durante todo el año.

  • Adrian Sutil: El piloto alemán era la gran arma de Sauber durante esta campaña. No puedo puntuar ninguna vez, pese a ser el hombre que más cerca ha estado de los buenos resultados. Se marcha indignado, sin puntos en su casillero y siendo el mejor de los que tiene un rosco en la clasificación. Termina decimoctavo en el Mundial de Pilotos, detrás de Bianchi y delante de Marcus Ericsson.
  • Esteban Gutiérrez: El mexicano ha completado una temporada nefasta, tanto a nivel personal como a nivel colectivo. Ha sido superado por su compañero de equipo y ha acabado en el vigésimo puesto, sin puntos, detrás de Ericsson y delante del Marussia de Max Chilton.

Nuevas caras, nuevas incógnitas

El año 2015 plantea nuevos desafíos para el equipo Sauber. Un equipo renovado, repleto de nuevos rostros, que intentará salvar el orgullo perdido en 2014.

En el apartado de pilotos, han anunciado su nueva dupla, formada por Marcus Ericsson y Felipe Nasr. Este último supone un importante patrocinio, el del Banco do Brasil, que ayudará a la escudería a evolucionar tras el nefasto C33.

Las incógnitas rodean a Sauber de cara al año próximo. Lo que es seguro es que toca renovarse o morir en el intento. A partir de 2015, cualquier tiempo pasado fue peor. No queda más opción que la de mirar hacia delante y volver a recuperar el prestigio y la posición perdida tras el annus horribilis que ha supuesto 2014.