imagen artículo un samurai para Honda

Tres ingredientes, viejos conocidos y un mismo objetivo que no es otro que devolver a McLaren a la senda de la victoria. El regreso de Peter Prodromou a la escuder√≠a brit√°nica tras su estancia en el equipo entre 1991 y 2006; la vuelta de los propulsores Honda, recordando el exitoso binomio con McLaren que les permiti√≥ lograr un 50% de las victorias a finales de los ochenta y principios de los noventa, y un √ļltimo elemento clave: el fichaje de Fernando Alonso. El espa√Īol abandon√≥ el equipo brit√°nico tras un turbulento 2007 cargado de pol√©mica, pero tambi√©n devolvi√≥ a McLaren al escal√≥n m√°s alto del podio en los circuitos tras una pobre temporada 2006 de los ingleses.

Tres pilares, por tanto, sostendr√°n la estructura de Woking en los pr√≥ximos a√Īos, e incluso los dos √ļltimos mencionados vienen de la mano. El nexo entre Honda y Fernando Alonso se empez√≥ a gestar en 2013, cuando se anunci√≥ que el motorista nip√≥n volver√≠a a propulsar a los monoplazas de McLaren. Desde el primer momento, el deseo del jefe de Honda, Yasuhisa Arai, era contar con un primer espada que liderase el proyecto, y qu√© mejor que un samur√°i para hacerlo. El espa√Īol ha sido en los √ļltimos a√Īos un declarado enamorado de la cultura japonesa y, como tal, ha aplicado en su vida las ense√Īanzas del bushido, el ideario de la filosof√≠a del samur√°i. Los duros a√Īos de vacas flacas en el seno de Ferrari han acrecentado esa forma de vivir del asturiano, que desde su llegada a la escuder√≠a italiana en 2010, ha reflejado la lealtad propia de los guerreros japoneses al deber su trabajo enteramente a una Ferrari decepcionante, que ha puesto en sus manos armas muy inferiores a su talento. Cinco temporadas y cinco monoplazas diferentes en caracter√≠sticas pero que cada a√Īo evidenciaban, tras los primeros giros al Albert Park, la misma sensaci√≥n de decepci√≥n. Desilusiones como la de 2012, con la triste evidencia de un equipo Ferrari perdido en la sexta fila de parrilla. Un mal momento en el que resurgir√≠a el car√°cter luchador del samur√°i que, lejos de hundirse, iba a permitir so√Īar a Ferrari hasta las √ļltimas vueltas del Gran Premio de Brasil gracias a un mundial impecable, labrado carrera tras carrera, que encontrar√≠a sus cotas m√°s altas de heroicidad en Sepang, Valencia y Hockenheim.

Siguiendo la referencia de la m√≠stica nipona, el asturiano se contagiar√≠a del valor heroico al tomar las riendas de un equipo obsoleto y falto de coordinaci√≥n. “Sin Alonso, Ferrari no es nada”, dec√≠a Niki Lauda, estandarte de la escuder√≠a italiana en otro tiempo, en actitud de reconocimiento al campe√≥n cegado por la leyenda de Ferrari. Le ocurri√≥ a otros tantos campeones en √©pocas pasadas. Alain Prost o Nigel Mansell tambi√©n escucharon los cantos de sirena de Maranello sin advertir la complicada realidad que se aproximaba. En los √ļltimos a√Īos, esta realidad se ha evidenciado a lo largo de 96 carreras minimizando da√Īos, afront√°ndolas a la defensiva, para terminar dando fruto a 11 victorias, 44 podios, 1190 puntos y 3 subcampeonatos‚Ķ hasta que tocaba decir basta. Poniendo en pr√°ctica el sexto principio del c√≥digo samur√°i, la sinceridad absoluta, Fernando Alonso reconoc√≠a hace meses en su llegada al templo de la velocidad de Monza que solo pensaba ”en ganar”. Dicho y hecho. Esas palabras se alejaban del repertorio habitual del asturiano, que durante los √ļltimos a√Īos se ha mostrado como un defensor a ultranza del reconocimiento generalizado a los privilegiados que pod√≠an pilotar los coches rojos por encima incluso de la gloria que otorga la proclamaci√≥n del campe√≥n mundial. Falto de oportunidades, el espa√Īol se ha salido de la senda establecida por un contrato que le ligaba a la escuder√≠a del cavallino hasta 2017, para encontrar una nueva motivaci√≥n por la que luchar. El final no es el deseado. Sin embargo, la filosof√≠a samur√°i tambi√©n rescata en este aspecto al espa√Īol pues, a pesar de que no hay t√≠tulos que constaten el esfuerzo, s√≠ lo hacen los destellos de honor en los circuitos que le permiten seguir contando con el reconocimiento del mundo de la F√≥rmula 1.

Imagen: Twitter de Fernando Alonso
Imagen: Twitter de Fernando Alonso

McLaren le espera. El camino del guerrero contin√ļa y en los pr√≥ximos dos a√Īos el recorrido lo har√° a lomos de uno de los monoplazas brit√°nicos. Perdidos en los √ļltimos a√Īos pero ahora transformados en caballo ganador con la llegada de Honda, los de Woking esperan resurgir. El t√≠tulo del reciente bicampe√≥n, Lewis Hamilton, en 2008 ha sido su mayor √©xito en 15 a√Īos en los que han primado los sinsabores, sobre todo tras la salida de Adrian Newey del equipo en 2005. La transici√≥n protagonizada por Pat Fry y Paddy Lowe desemboc√≥ en una paulatina decadencia de las prestaciones en sus chasis, √°rea donde Peter Prodromou pretende personalizar un nuevo punto de inflexi√≥n en la historia de McLaren. El porcentaje de protagonismo de la aerodin√°mica, sin embargo, no superar√° en demas√≠a al del motor en la pr√≥xima era McLaren Honda. La nueva F√≥rmula 1 de los motores h√≠bridos ha convertido la potencia de los motores en un factor diferenciador y esta puede ser, precisamente, una de las bazas para Honda, que ya estima que podr√° obtener hasta 875 CV de su pr√≥xima unidad de potencia. Este dato les colocar√≠a en un escal√≥n inferior, pero cercano, al que copa Mercedes. La carrera de fondo del MP4/30 para alcanzar el rendimiento del futuro W06 lleva meses desarroll√°ndose y su resultado final depender√°, en gran medida, del sprint final que pueda insuflar la marca del pa√≠s del sol naciente. Un motor preparado para propulsar sue√Īos, los de un samur√°i dispuesto a hacer historia. Aunque, como dictar√≠an los c√°nones del bushido, m√°s importante que el destino ser√° el camino que tomen en su confluencia los tres elementos de esta f√≥rmula destinada al √©xito.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar