Carlos Sainz, piloto de Toro Rosso en 2015

Carlos Sainz debutará en F1 en 2015 | Foto: Web oficial Carlos Sainz

El pasado 28 de noviembre, Toro Rosso anunciaba el fichaje de Carlos Sainz como acompañante de Max Verstappen en la escudería italiana. Ya el año pasado estuvo en la terna de pilotos que optaban a un asiento que finalmente fue para Daniil Kvyat, cuyo buen hacer, sumado a la salida de Vettel de Red Bull, le han catapultado a la escudería de la bebida energética.

No será un año fácil para Sainz Jr., que estará acompañado por un piloto que ficharon a golpe de talonario y que no formaba parte del programa de jóvenes pilotos de Red Bull. Amén de las comparaciones con su compañero holandés, si en las primeras carreras Carlos no lo hace bien, empezaran los comentarios de que ha llegado a la Fórmula 1 por ser hijo de quién es. Y no es así. Si en Red Bull le han dado la oportunidad de manejar un volante de F1 es porque su talento y sus méritos están fuera de toda duda.

Ante esos comentarios que pudieran surgir (ojo, que ya han comenzado a brotar), lo mejor que puede hacer el bueno de Carlos es responder sobre el asfalto. Demostrando el talento que le hizo ser campeón de las World Series, logrando el primer título para Red Bull y consiguiendo el récord de victorias en el certamen (9). Le pidieron que ganara y ganó; ahora el desafío es más difícil, la Fórmula 1 es más complicada que cualquier categoría, pero seguro que sus genes le ayudan ante cualquier adversidad que pueda encontrarse.

Ya hemos podido comprobar con otros ilustres apellidos que el llevar unos determinados genes no es decisivo para triunfar en este mundo. Lo hemos visto con Bruno Senna, sobrino del legendario tricampeón brasileño Ayrton Senna. Bruno pasó sin pena ni gloria por la F1. Menor es el éxito de Nicolas Prost y Mathias Lauda, hijos de dos grandes Campeones del Mundo como Alain y Niki, que ni siquiera han llegado al Gran Circo. Por tanto, paciencia. El mundo de la F1 es muy despiadado y cruel, y es algo que Carlos vivirá este año en primera persona. Además, a su lado tendrá a un piloto cuyo padre también participó en la máxima competición del motor, como fue el caso de Jos Verstappen.

PD: Carlos Sainz Jr. llega a la Fórmula 1 para hacerse su propio nombre, no para ser el nuevo Fernando Alonso. Es inevitable pensar de ese modo cuando un piloto español empieza a destacar, pero esas comparaciones no son buenas. Recuerdo a Javi Villa, asturiano también que compitió en GP2 y del que decían eso mismo. Ahora está en el Campeonato de España de Montaña.