La escudería Honda ha conseguido desbloquear la situación desfavorable, y para muchos injusta, en la que se encontraba tras denegarle la FIA el permiso para desarrollar el motor en plena temporada al igual que podrán realizar el resto de motoristas. Evidentemente, los más beneficiados de esta decisión son los pilotos de McLaren, que ven con alivio como Honda no se la jugará a un todo o nada en el momento de la homologación de su motor que se realizará el próximo 28 de febrero.

Sin embargo, Charlie Whiting, que hizo esta decisión oficial en los micrófonos de BBC Sport, también confirmó que Honda dependerá de sus rivales para evolucionar su motor. Según Whiting: “Si los tres fabricantes de 2014 tienen ocho, siete y cinco tokens sin usar respectivamente al principio de la temporada (el GP de Australia que se celebrará el 15 de marzo), entonces al nuevo motorista se le permitirá usar seis durante la temporada”. De estos se sobreentiende que Honda podrá modificar durante la temporada la media del número de elementos que hayan modificado el resto de competidores hasta la primera carrera de la temporada.

Hay que recordar también que no todos los elementos de la unidad de potencia cuentan igual. Para cuantificar cuanto “cuesta” cada elemento, se utilizan los tokens. Por ejemplo, evolucionar las válvulas cuesta dos tokens mientras que evolucionar las levas de esta cuesta solo un token. Mercedes, Renault y Ferrari tendrán la posibilidad de cambiar 32 tokens de su unidad de potencia durante la temporada (el 48% del total) por lo que, salvo que los tres motoristas hagan el 48% de los cambios antes de Australia, cosa que parece poco probable, Honda estará en desventaja respecto al número de elementos de la unidad de potencia que podrán evolucionar, pero el hecho de que puedan evolucionar ya supone una gran noticia para ellos, teniendo en cuenta también que han tenido un año de ver sus rivales equivocarse y acertar.