La escudería Ferrari ha presentado en su página web su nuevo monoplaza, el primero después de muchos años que no pilotará Fernando Alonso. Serán Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen los encargados de pilotar el SF15-T, la nueva joya de la mítica escudería. Una joya que, por cierto, se seguirá pagando con dinero del banco Santander pese a que algunas lenguas decían que el escudo del banco español desaparecería completamente del monoplaza rojo.

Entre las novedades técnicas destaca precisamente una no novedad, y que era un secreto a voces: el SF15-T seguirá con la suspensión pull-rod que tantos problemas dio a Raikkonen la temporada pasada, aunque esa zona se ha trabajado para favorecer el paso del flujo a través de la misma. Aparte de la suspensión, lo más destacable a primera vista es el morro, que pasa a una forma más tradicional tras el famoso morro aspiradora que tan mal resultado dio la temporada pasada.

Un morro más largo con el objetivo de acomodarse a la nueva reglamentación y dónde se ha trabajado para que la suspensión funcione de manera más coordinada con el resto del monoplaza, junto con la intención de una mejor configuración del monoplaza. Por otro lado, se ha trabajado en una mejor refrigeración de la nueva unidad de potencia de Ferrari, con entradas de aire más grandes y una nueva entrada de aire más pequeña bajo la entrada de aire superior del monoplaza. En la escudería italiana no quieren volver a sufrir los problemas que sufrieron el año pasado en este aspecto.

Con el SF15-T, la escudería italiana quiere recuperarse de un año malísimo que provocó un auténtico seísmo dentro la escudería italiana, pero el trabajo no ha hecho más que comenzar.