La Fórmula 1 cambia de coche de seguridad y tras 5 años, el Mercedes SLS AMG deja paso al nuevo Mercedes AMG GT S.

MercdAMG

En el año 2010 el Mercedes SLS AMG llegó a la Fórmula 1 para cumplir la función de Safety Car, pero en este 2015 el coche de la estrella se retira y deja paso a su nuevo y mejorado hermano. En este mes de marzo se ha presentado el Mercedes AMG GT S, un vehículo que sigue la línea del SLS y en este caso ha sufrido unas pequeñas modificaciones para cumplir la reglamentación de la FIA.

Al nuevo Safety Car lo han equipado con las luces de seguridad reglamentarias, situadas en la parte superior. Además, sobre este sistema lumínico se han colocado unas cámaras, similares a las que montan los monoplazas, para poder tener una emisión en televisión.  Además el AMG GT S tiene instalado un sistema de comunicación mediante radio y un sistema de geoposición, para poder reaccionar con rapidez y tener localizado el vehículo en todo momento. Por último, se ha trabajado en la seguridad, por ello en su interior monta unos asientos de competición y unos cinturones de seguridad de seis puntos

En cuanto a su mecánica, el AMG mantiene las especificaciones de serie. La bestia que mueve este Safety Car es un motor V8 de 4.0 litros que rinde 510cv y 650Nm de par. Así como una caja de cambios automática  AMG SPEEDSHIFT DCT de 7 velocidades. Todo esto deja una velocidad punta de 310km/h y una aceleración de 0 a 100km/h en tan sólo 3,8 segundos.

La semana que viene este nuevo monoplaza tendrá la primera ocasión de actuar en el primer gran premio de la temporada en Australia, aunque todos esperan que la actuación del AMG GT S sea la mínima a lo largo de la temporada.