Australia

La cuenta atrás ha llegado a su fin. Desde que Lewis Hamilton cruzó la línea de meta de Abu Dhabi, convirtiéndose en bicampeón del mundo, hasta que se encienda el semáforo el próximo domingo en Melbourne habrán pasado 112 días. Un año más, Australia será el escenario que abra una nueva temporada de Fórmula 1, una que será especial para el automovilismo español. De no ser por la ausencia obligada de Fernando Alonso, este fin de semana veríamos a 3 españoles en parrilla por primera vez desde que en 2011 corriesen en Canadá Pedro De la Rosa y Jaime Alguersuari junto al asturiano. Es posible que esta vez también sea algo esporádico, todo depende de cómo lo haga Roberto Merhi en su debut con Manor. Esperemos que en Malasia podamos ver la esperada foto de los tres pilotos en la parrilla.

Pero la presencia de tantos pilotos españoles como alemanes o británicos (algo inusual) no es el único atractivo de una temporada que está en la línea de salida. Cuando se apague el semáforo en Albert Park se despejarán todas las incógnitas y se acabarán todas las especulaciones y dudas que han rodeado a la pretemporada 2015. Algunos equipos tendrán que lidiar con las consecuencias de un posible batacazo inesperado, mientras que otros recibirán con alegría los frutos del trabajo de todo un invierno. ¿Quiénes serán los afortunados? Lo sabremos el próximo sábado cuando acabe la primera clasificación del año.

Mercedes tiene todas las papeletas para seguir siendo los máximos favoritos esta temporada, después de dominar en la sombra unos test que también tuvieron otros protagonistas. El equipo alemán no tuvo que liderar todas las jornadas para demostrar que mantienen o incluso pueden haber aumentado su distancia con el resto de rivales. La lucha entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg volverá a ser una de las más apasionantes del año. El vigente campeón deberá defender su título ante un Nico que buscará conseguir el primero de su carrera. Enfrente podría estar Ferrari, después de que en Jerez y Barcelona buscasen la atención de los focos marcando buenos tiempos que les permitieron encabezar la tabla de tiempos en varias ocasiones. Tanto Kimi Räikkönen como Sebastian Vettel dejaron buenas sensaciones con el nuevo monoplaza de Maranello, aunque este fin de semana tendremos que ver si la mejora del ex-equipo de Alonso es cierta o no.

Mientras, el nuevo equipo del español, McLaren, sigue inmerso en un mar de dudas después de una pretemporada casi catastrófica. Su fiabilidad preocupa a unos aficionados que esperaban que el MP4-30 funcionase desde el primer momento. Estos problemas de juventud ya los vivieron en 2014 los otros motoristas, pero Honda ha llegado un año tarde. Lo que en un principio parecía una ventaja se ha convertido en todo lo contrario, pero no hay que perder la esperanza en un coche que parece tener potencial si se resuelven todas esas complicaciones. En Australia será Kevin Magnussen el que tenga que lidiar con el coche de Alonso, que trabaja para volver en Malasia después de un accidente que todavía sigue planteando preguntas sin resolver.

Por delante, obviamente, continúan Red Bull y Williams, únicos equipos capaces de plantar cara a Mercedes en 2014. En 2015 tendrán que pelear con Ferrari, aunque no parece que ninguno esté en posición de poder atacar a las flechas plateadas de Mercedes, al menos no a principio de temporada. La marca de la bebida energética afronta su primer año sin Vettel desde que ambos reinasen cuatro años de forma consecutiva en la Fórmula 1. Daniil Kvyat sustituirá al tetracampeón en su primera oportunidad en un equipo grande. El ruso tendrá la difícil tarea de hacer olvidar al ahora piloto de Ferrari, pero quién sabe si lo hará tan bien como Daniel Ricciardo en su debut en Red Bull. Con el piloto australiano tendrán que seguir peleando Valtteri Bottas y Felipe Massa, en un Williams que parece haberse asentado, por fin, en la parte delantera de la tabla.

Lotus ha mejorado notablemente respecto a 2014, algo que tampoco era difícil. Romain Grosjean y Pastor Maldonado estarán mucho más satisfechos con el E23 Hybrid de lo que nunca estuvieron con su predecesor. No será fácil que lleguen a competir con los equipos punteros, pero el motor Mercedes les da muchas más opciones de las que tuvieron con el Renault. Misma unidad de potencia montará Force India, uno de los grandes perjudicados de la pretemporada 2015. No pudieron probar el nuevo monoplaza hasta la última jornada, por lo que el Gran Premio de Australia se presenta como una continuación de los test para ellos. Mucho más preparados llegan los pilotos de Toro Rosso, que han podido disfrutar de un invierno apacible para centrarse en lo que será su debut en el Gran Circo. Carlos Sainz y Max Verstappen tienen por delante un fin de semana que les será difícil de olvidar.

Los dos últimos equipos, Sauber y Manor, llegan con muchas dudas. El primero, por líos en los despachos; el segundo, por no saber ni siquiera si estarían aquí. Al final, han llegado y lo han hecho anunciado que Roberto Merhi correría junto a Will Stevens la primera cita del año. El rendimiento del monoplaza heredado de Marussia aún está por ver, pero el objetivo ya está cumplido. Mucho peor aspecto tiene lo de Sauber. Después de que Giedo Van der Garde denunciase a la escudería por incumplir un contrato que le acreditaba como piloto titular, un juez ha decidido dar la razón al piloto holandés, que podría subirse este mismo fin de semana al coche, aunque no está todo dicho. Los de Hinwil han decidido apelar la sentencia con el objetivo de retrasar el estreno de Van der Garde y no incumplir de esa forma el contrato de cualquiera de sus otros pilotos. Felipe Nasr y Marcus Ericsson esperan impacientes la solución a un problema que tiene toda la pinta de acabar muy mal.

La Fórmula 1 regresa este fin de semana y no puedes perdértelo. En www.pitlanef1.es podrás estar al día de todos los detalles del primer Gran Premio de la temporada gracias a nuestros redactores, mientras que en @PitLane_F podrás seguir la narración de los entrenamientos libres, la clasificación y la carrera. ¿Nos acompañas?

Así es Albert Park

Albert park

 

El Gran Premio de Australia se celebra ininterrumpidamente desde el año 1985, aunque no fue hasta 1996 cuando se estrenó el circuito de Albert Park, en Melbourne. Es un circuito rápido y técnico, aunque dispone de muy pocos tramos aptos para el adelantamiento, lo que le convierte en una prueba de demostración de pericia técnica.

El trazado se inicia con la curva Jones, tras alcanzar la velocidad máxima de la pista al final de la recta de salida, en la que se llegan a rozar los 310 km/h, antes de bajar a segunda para frenar el coche hasta los 120 km/h en el interior de la curva. Poco a poco, el circuito se empieza a tornar revirado y una sucesión de curvas alternas obligan a mantener el embrague trabajando durante toda la vuelta. En la sexta curva, Albert Road, se produce una fuerte frenada desde la que se empieza a incrementar la velocidad para entrar en la séptima curva, Marina, y la octava, Lauda, con la quinta marcha y rodando a 250 km/h. Se llega a la novena a una velocidad que oscila entre los 250 y los 300 km/h. El circuito vuelve a revirarse y la décima curva exige presionar a fondo el freno para reducir hasta la segunda marcha y llegar a 110 km/h. La velocidad asciende de nuevo para alcanzar la quinta marcha y llegar a la curva 13, Ascari, en la que el piloto debe reducir drásticamente la velocidad para entrar en el viraje en tercera. Finalmente, después de la curva 14, Stewart, que se debe tomar en cuarta, se realiza una fuerte frenada en la curva de Senna, para entrar en ella a 70 km/h y tomar ya la recta de meta, con el coche lanzado después de haber salvado Prost, última curva.

Zonas de DRS y neumáticos

Captura de pantalla 2014-03-11 a la(s) 19.56.51

De nuevo habrá dos zonas de DRS en Australia. La FIA ha decidido mantener una única zona de detección para dos zonas de activación. El sensor que medirá la distancia entre dos pilotos estará ubicado 14 metros antes de la curva 14, para que los que se encuentren a menos de 1 segundo de su predecesor puedan abrir el alerón trasero en la recta principal y en la zona posterior a la curva dos del circuito. Es una ventaja para el piloto que inicia la antepenúltima curva por detrás, ya que tiene dos zonas para abrir el DRS, pudiendo pasar al piloto que tiene delante en la primera y alejándolo en la segunda.

Pirelli ha elegido los compuestos blando (marcado por letras amarillas) y medio (letras blancas) para la primera carrera de 2015. Es la misma elección que la marca italiana hizo la temporada pasada, aunque no son los mismos neumáticos. Se espera que la diferencia entre ambos compuestos ronde entre el segundo y dos décimas y el segundo y medio. Algo a tener en cuenta sobre todo en clasificación, donde los pilotos tendrán que decidir si arriesgan o no el pase a la segunda ronda por salvar un juego de neumáticos blandos.

Previsión del tiempo

Captura de pantalla 2015-03-10 a la(s) 20.00.09

El otoño en Australia suele ser impredecible. Es habitual que en esta época del año se vivan varias situaciones climatológicas en un mismo día, así que es complicado hacer predicciones. El viernes, cuando por fin se enciendan los motores, los pilotos podrán disfrutar de un día apacible con temperaturas que ronden entre los 21ºC de máxima y los 15ºC de mínima. Lo positivo, además, es que la lluvia no hará acto de presencia, por lo que podrá ser una buena jornada de test para los equipos que lo necesiten. El panorama será prácticamente calcado el sábado y el domingo, aunque las temperaturas subirán hasta superar los 25ºC.

Horarios del Gran Premio

Viernes, 13 de marzo2:25Entrenamientos libres 1Neox
6:25Entrenamientos libres 2Neox
Sábado, 14 de marzo3:55Entrenamientos libres 3Antena 3
7:00ClasificaciónAntena 3
Domingo, 15 de marzo6:00CarreraAntena 3
*Horario peninsular español