Tras una pretemporada muy productiva y con optimismo de cara al presente campeonato, la reclamación vía judicial por parte de Giedo van der Garde de su asiento en 2015 parece tambalear sus planes. Pese a este contratiempo, esta temporada se afronta de manera más optimista y con más expectativas.

 

Imagen de pretemporada 2015. Fuente www.sauberf1team.com

Imagen de pretemporada 2015. Fuente www.sauberf1team.com

Así llegan los pilotos a Australia

  • Felipe Nasr: el rookie brasileño llega para solucionar los problemas financieros del equipo y para mejorar la decepcionante temporada 2014 . Experiencia no le falta ya que durante el pasado año fue probador de Williams compaginándolo a su vez con la GP2. Es la nueva esperanza paulista en la máxima categoría del automovilismo y presión no le faltará.
  • Marcus Ericsson: segunda temporada para el piloto sueco que la pasada temporada corrió en el ya desaparecido Caterham. Se espera mucho de él, ya que Sauber es un equipo exigente con los pilotos pese a aportar patrocinadores. Tanto Ericsson como su compañero de equipo tiene una tarea compleja pese a mejorar notablemente el monoplaza respecto al de 2014.

Así llega Sauber a Australia

En lo deportivo, se nota que el trabajo invernal ha dado sus frutos y al menos van a poder competir en la parte media de la tabla. El monoplaza ha sido notablemente mejorado pese a los grabes problemas económicos que acusa el equipo. Sería una sorpresa que pudiesen luchar por puntos en este inicio de temporada. Por si fuese poco, Giedo van der Garde ha ganado el último juicio celebrado contra Sauber y deberá correr en Australia. Los suizos argumentan que el piloto no tiene la superlicencia para no tener que apartar a ninguno de sus dos pilotos actuales. Se avecina tormenta en el box de Sauber.

Expectativas del Gran Premio 

  • Monisha Kaltenborn, directora del equipo: “Vamos a hacer todo lo posible para defender los intereses de Sauber. Venimos de un año difícil, pero hemos hecho todo lo posible para crear una buena situación para 2015”. “Lo que no podemos hacer es poner en peligro la seguridad de nuestro equipo y los otros conductores en el circuito, ya que el coche ha sido adaptado a otros dos pilotos”.