Lewis Hamilton y Nico Rosberg se pasearon desde el inicio de la carrera inaugural y consiguieron el primer doblete de la temporada para Mercedes. Sebastian Vettel se estrenó en Ferrari con un podio tras una carrera bastante tranquila para él. Carlos Sainz bordó su debut en Fórmula 1 y solo un error de su equipo le privó de conseguir un mejor resultado. Finalmente el madrileño fue noveno.

15.03.2015 - Race, Lewis Hamilton (GBR) Mercedes AMG F1 W06 race winner

Hamilton celebra la primera victoria del año | Foto: Motorionline

El Gran Premio de Australia, como viene siendo habitual en los últimos años, abrió una nueva temporada de Fórmula 1. En Albert Park siempre pasan cosas y la carrera de hoy no fue una excepción. Antes incluso de que se apagase el semáforo hubo dos abandonos y una nueva baja. Valtteri Bottas no fue autorizado por la FIA a correr el Gran Premio después de una lesión en su espalda que se agravó ayer en Clasificación. Al parecer, el finés no pudo pasar una de las pruebas de extracción del piloto en caso de accidente y el médico decidió no darle el ok para que tomase la salida.

Cuando se abrió el pit lane para que los pilotos se dirigiesen a la parrilla llegó lo que mucha gente estaba esperando: el abandono de un McLaren. Kevin Magnussen, sustituto de Fernando Alonso en Australia, rompió el motor del coche del asturiano nada más empezar la vuelta. Si ese propulsor está perdido definitivamente supondría un grave contratiempo para el español. Otro que no pudo llegar a la parrilla fue Daniil Kvyat. El nuevo piloto de Red Bull detectó un problema con la caja de cambios e intentó volver al box para intentar solucionarlo, pero no pudo conseguirlo y tuvo que detener el coche en medio de la pista.

Estas tres bajas, sumadas a la ausencia de Manor, dejaron la parrilla más vacía que hemos visto desde el Gran Premio de Estados Unidos 2005, cuando los equipos Michelin boicotearon la carrera y solo tomaron la salida 6 pilotos. En Australia lo hicieron 15. El semáforo se apagó por fin y, siguiendo la tónica general del día, llegaron más abandonos. La salida en la parte delantera de la tabla fue limpia, pero Kimi Räikkönen, que partía quinto, perdió aceleración al llegar a la primera curva y Carlos Sainz le tocó. A partir de ahí llegó una sucesión de toques que acabó con Pastor Maldonado en el muro y la salida del Safety Car.

13 coches en pista

Al final de la primera vuelta el otro Lotus, el de Romain Grosjean, entró en boxes para retirarse. En una temporada que debía ser mucho mejor que la anterior para el equipo de Enstone un doble abandono a las primeras de cambio no es la mejor noticia. Sin los dos E23, la carrera se quedaba con solo 13 coches en la segunda vuelta. Se presentaba una oportunidad de oro para Jenson Button, único McLaren que aún sobrevivía, de puntuar. De no ser por los múltiples abandonos, era prácticamente imposible conseguirlo si tenemos en cuenta el pésimo ritmo del MP4-30, que en menos de 20 vueltas ya estaba a más de un minuto de Lewis Hamilton.

El de Mercedes rodaba cómodamente por delante de Nico Rosberg, que desde el inicio se quedó rezagado y no pudo atacar la primera posición de su compañero. Felipe Massa también tuvo una salida tranquila y mantuvo la tercera plaza sin problemas frente a Sebastian Vettel. Un sorprendente Felipe Nasr realizó una espectacular salida y fue ganando posiciones en los primeros giros para ponerse quinto. Ricciardo y Räikkönen se desesperaron tras el piloto brasileño, mientras que Sainz intentó seguir su estela sin conseguirlo.

Llegado el momento de la primera parada volvieron a suceder cosas. El primero en pasar por el pit lane fue Räikkönen para intentar ganar la posición a Ricciardo y Nasr, pero los mecánicos de Ferrari volvieron a fallar y el finés perdió un tiempo precioso en la parada. Peor fue para Carlos Sainz, que estaba haciendo una muy buena carrera y su equipo se la arruinó en su primer pit stop. Un problema con la rueda trasera izquierda hizo que el madrileño perdiese medio minuto en boxes y saliese en última posición.

Abandonos de Verstappen y Räikkönen

La noticia es que, superado el ecuador de carrera, el McLaren de Button seguía aguantando en pista. En los test invernales lo máximo que aguantó el MP4-30 fueron 12 vueltas consecutivas, así que superar las 30 ya era toda una hazaña. Los puntos estaban cada vez más cerca para el inglés si conseguía llegar al final. El abandono de Max Verstappen en la vuelta 35 debido a un problema, presuntamente, en el motor de su Toro Rosso dejó al debutante más joven en la historia de la Fórmula 1 muy decepcionado.

Räikkönen, que estaba siendo uno de los protagonistas de la carrera, no duró mucho más. Volvió a ser el primero en pasar por la calle de boxes para hacer su segunda parada y, de nuevo, el mecánico del neumático trasero izquierda falló. No ajustó la rueda y el finés salió sin darse cuenta. Le avisaron por radio y detuvo el coche a los pocos metros. Maurizio Arrivabene pidió explicaciones al mecánico responsable, al igual que hizo tras el primer stop. Postureo o no, no es muy ortodoxo ver estas reuniones delante de las cámaras. Si con Marco Mattiacci existía cierto pasotismo en el equipo, ahora con el nuevo jefe de Ferrari parece más bien lo contrario.

El final de carrera fue tranquilo para todos. No hubo más abandonos y lo único destacable fue el adelantamiento de Marcus Ericsson a Carlos Sainz en las últimas vueltas. Lo positivo para Carlos es que debuta con una gran novena posición que le da sus primeros puntos en Fórmula 1.

Tabla de Tiempos

Captura de pantalla 2015-03-15 a la(s) 07.42.02