China

La victoria de Sebastian Vettel en Malasia suscitó muchos comentarios y diferentes reacciones en la afición a la Fórmula 1. Lo que está claro es que el triunfo de un equipo que no sea Mercedes es positivo para el deporte. Esta competición lleva aguantando monopolios muchos años. En las últimas 15 temporadas ha habido tres equipos difíciles de batir por sus respectivos competidores. Primero llegó el dominio de Michael Schumacher con Ferrari durante 5 años consecutivos. Especialmente dura fue la temporada 2004, con 15 victorias de 18 para la Scuderia (13 de ellas del alemán). Fernando Alonso le sucedió en el trono, pero tuvo que pelear con Kimi Räikkönen y Michael para conseguir llevarse los dos títulos. Las coronas de Räikkönen y Lewis Hamilton en 2007 y 2008 también fueron agónicas, sobre todo para el británico. Jenson Button lo tuvo algo más fácil al inicio de la temporada 2009, con un Brawn GP que superó a todos sin que nadie lo esperase. Entonces llegó la dictadura de Vettel y Red Bull, con cuatro títulos consecutivos, dos de ellos logrados de forma aplastante (2011 y 2013). En 2014 llegó Mercedes para romper con esa racha. Solo Daniel Ricciardo pudo arrebatarles alguna victoria en el transcurso de la temporada, pero siempre tras problemas de las flechas plateadas.

En Australia, este año, volvimos a ver como Lewis Hamilton y Nico Rosberg completaban otro doblete casi sin esfuerzo y temimos un ‘déjà vu’ de la pasada temporada. Ferrari y Vettel demostraron en el último Gran Premio que no tiene por qué ser así. Las altas temperaturas de Malasia favorecieron a la escudería italiana, pero vimos en Mercedes algunas debilidades, como casi siempre que se les presiona, y ese puede ser el clavo ardiendo al que debe agarrarse la Fórmula 1 si quiere sobrevivir.

Las cosas pueden cambiar en esta carrera. El panorama que les espera en China a los equipos es totalmente diferente al que vivieron en Malasia, por lo que podemos ver variaciones importantes en la tabla. El de Shanghái es un circuito que, tradicionalmente, se le ha dado bien a Mercedes y Nico Rosberg seguro que recuerda esta carrera con cariño. El alemán consiguió aquí su primera victoria en Fórmula 1, allá por 2012. La temporada pasada fue Hamilton el que se llevó el gato al agua, así que Nico tuvo que conformarse con la segunda plaza, cerca de Alonso, que completó el podio. El español sufrirá bastante más este fin de semana, algo de lo que ya ha avisado. En Malasia se vio una mejora bastante significativa de McLaren, pero las bajas temperaturas de China no serán aliadas para los de Woking. Se habló de que tenían problemas de refrigeración en carreras con temperaturas muy altas, pero parece que las bajas tampoco les benefician. En Sepang, a pesar de la mejora, no pudieron cruzar la línea de meta con ninguno de los dos coches. Es evidente que necesitan mejorar la fiabilidad para poder evaluar el potencial real del MP4-30 y que se acaben así las especulaciones.

Este fin de semana también podremos comprobar si lo de Malasia fue un espejismo o realmente Ferrari está en condiciones de pelear por el Mundial con Mercedes. Tanto Vettel como Räikkönen parecen haber recuperado su mejor forma, ayudados también por la evidente mejora del SF15-T, que algunos todavía se empeñan en comparar con el mediocre F14-T. Seguro que Williams preferiría que su rival siguiese corriendo con el monoplaza de la temporada pasada, después de que la Scuderia les haya adelantado en la carrera por ser el perseguidor de las flechas plateadas. De momento, Ferrari ya ha conseguido algo que Williams estuvo intentando toda la temporada pasada: una victoria. Valtteri Bottas y Felipe Massa deben ponerse las pilas porque en este inicio de campeonato parecen algo dormidos.

Todo lo contrario que los pilotos de Toro Rosso, que han sido protagonistas en las dos primeras carreras del año. Superar a sus hermanos mayores de Red Bull les otorga mucho crédito a los que apuntan a rookies del año: Carlos Sainz y Max Verstappen. Ambos comparten equipo, así que son rivales el uno del otro, y también deberán pelear por ser el novato del año. Es más que probable que Red Bull les supere más pronto que tarde, pero no será fácil. Este 2015 pinta complicado para los de Milton Keynes, que ven ahora como les superan, al menos, 3 equipos. Los rumores sobre su futuro no han hecho más que comenzar y si no enderezan pronto el rumbo irán a más. Mismas especulaciones había con Sauber, pero el buen inicio en Australia acabó con ellas. En Malasia no les fue tan bien y su rendimiento en China es toda una incógnita.

Lotus, que empezaba el año con ilusión, sigue viendo su casillero a cero tras tres abandonos y una undécima posición. Parece complicado entrar en el top 10 viendo el rendimiento de Mercedes, Ferrari, Williams y los dos equipos de Red Bull, pero este E23 es mejor que el E22, así que todavía hay motivos para la esperanza. Algo que no tiene Force India, que en Malasia hubiese acabado incluso por detrás de McLaren de no ser por el doble abandono de los británicos. Este 2015 no ha podido empezar peor para el equipo indio. Solo son superiores a Manor y tampoco es que eso fuese muy difícil. Para la escudería de Roberto Merhi el éxito reside en acabar las carreras, al menos de momento. En el último Gran Premio, el primero del equipo, solo pudieron poner en pista el coche del español. Merhi, que debutaba en una carrera de Fórmula 1, consiguió llevar el coche a meta y se ganó algo de crédito extra. Manor necesita las aportaciones dinerarias de sus pilotos, pero también necesita a alguien que sea capaz de cumplir los objetivos y no destrozar el coche por el camino. Roberto, de momento, seguirá con ellos, así que volveremos a ver 3 españoles en pista este fin de semana.

Si no quieres perdértelo sigue con nosotros el Gran Premio. En nuestro Twitter te narraremos todo lo que ocurra en cada sesión durante el fin de semana, mientras que en la web nuestros redactores te contarán qué espera cada equipo para la carrera de China y cómo les está yendo. ¡No te quedes atrás y síguenos!

Así es Shanghái

Shanghai

Es un circuito bastante rápido y posee varios puntos aptos para intentar el adelantamiento. El primero de ellos se encuentra justo antes de la primera curva del circuito. A partir de este punto, se inicia una zona de virajes continuados que impiden a los pilotos alcanzar una buena velocidad, aunque, después de este tramo, el trazado adquiere de nuevo un carácter rápido y muy competitivo, donde los pilotos llegan bastante compactados, lo que facilita los intentos de adelantamiento.

La primera curva es espectacular. Se llega a ella después de una recta muy larga, en la que se alcanzan los 310km/h. Esto supone que los pilotos deben realizar una fuerte frenada para tomar bien el peculiar desarrollo del viraje (que es muy cerrado) al entrar en las curvas 2 y 3, de forma continuada y formando una peculiar chicane con forma de espiral. Este es el punto más lento del trazado. Al salir de la cuarta curva, los pilotos necesitan recuperar el máximo de tracción para aprovechar totalmente la corta recta que conduce al quinto giro, una curva bastante abierta en la que los pilotos mejor posicionados pueden entrar acelerando. A la salida de ésta, los monoplazas ruedan en sexta a casi 300km/h. La séptima curva es bastante rápida, a diferencia de la octava, que forma una chicane muy lenta con la novena curva.

La décima curva se abre sobre una recta corta que permite a los pilotos recuperar velocidad para encarar los siguientes giros. El tramo más rápido de la pista se inicia después de la 13ª curva, donde es importante lograr una buena trayectoria para encarar bien la recta. Al final de ésta, hay una horquilla muy cerrada y de perfil variable que obliga a los pilotos a utilizar los frenos al máximo para reducir hasta la segunda marcha. Las curvas 15 y 16 dejan paso a la larga recta principal.

Zonas de DRS y neumáticos

DRS China

Por tercer año consecutivo, la FIA ha decidido conservar las mismas zonas de DRS y puntos de detección. Las dos largas rectas del circuito de China son propicias para los adelantamientos y la Federación está satisfecha por cómo funcionan. Así, la primera zona de detección se sitúa antes de la curva 12, que desemboca en la recta de atrás, primer lugar donde los pilotos podrán activar el alerón trasero móvil. 35 metros antes de la curva 16, la última del circuito de Shanghái, el sensor del DRS detectará si el piloto está a menos de 1 segundo de su predecesor. De ser así, podrá abrir el alerón trasero al comienzo de la recta principal.

Pirelli sigue apostando por la elección de los neumáticos blandos (marcados por letras amarillas) y medios (letras blancas) como su opción “estándar”. Los dos compuestos suelen acudir a la mayoría de las carreras por ser la elección intermedia entre las 4 opciones que tiene la marca italiana. Este fin de semana los neumáticos van a sufrir bajas temperaturas, lo que probablemente se traduzca en graining, especialmente en los neumáticos delanteros. Lo normal sería ver una carrera a dos paradas, pero todo dependerá de cómo evolucione la degradación a lo largo del fin de semana.

Previsión del tiempo

Captura de pantalla 2015-04-07 a la(s) 14.18.07

En el último Gran Premio la Fórmula 1 esperaba mojarse con las tormentas que azotan el circuito de Malasia, pero finalmente la lluvia solo hizo acto de presencia durante la segunda mitad de la clasificación. Este fin de semana se espera un panorama mucho más tranquilo en lo meteorológico. El domingo podría llover, pero no durante la carrera. Además, será el día con las temperaturas más altas del fin de semana, llegando a superar los 20ºC de máxima. Los días previos se espera algo más de frío, pero en ningún caso los pilotos deberían estar preocupados por la llegada de la lluvia.

Horarios del Gran Premio

Viernes, 10 de abril04:00Entrenamientos libres 1Neox
08:00Entrenamientos libres 2Neox
Sábado, 11 de abril06:00Entrenamientos libres 3Antena 3
9:00ClasificaciónAntena 3
Domingo, 12 de abril08:00CarreraAntena 3
*Horario peninsular español