Bahréin

Sin tiempo apenas para digerir el Gran Premio de China, la Fórmula 1 viaja a Bahréin para disputar la cuarta cita del calendario. La clara victoria de Lewis Hamilton por delante de Nico Rosberg ha desatado más polémica de la que cabría esperar. Ambos han cruzado declaraciones y la pelea parece estar en su momento álgido. En Sakhir, la temporada pasada, llegaron los primeros roces entre los pilotos de Mercedes, que podrían revivir la lucha en pista que tuvieron en 2014. Para ello Rosberg deberá ser más ambicioso e intentar poner en jaque una posible victoria de Hamilton, cosa que no sucedió en Shanghái el pasado domingo. El alemán acusó a su compañero de rodar demasiado lento de forma deliberada, algo que podría haber puesto en peligro la segunda plaza frente a Sebastian Vettel. De ser cierto ese razonamiento, lo lógico habría sido que Rosberg alcanzase a Hamilton y tratase de arrebatarle la primera posición, pero no fue así. Este fin de semana, bajo la noche de Sakhir, viviremos un nuevo capítulo de una pelea que empieza a tensar la cuerda en Mercedes.

La mejora de Ferrari no ayuda a rebajar la tensión del equipo germano. Manejar una lucha entre dos pilotos que buscan lograr el título es más sencillo si no tienes otra escudería presionando y acercándose cada vez más. En 2014 fue más o menos fácil conducir la pelea entre Rosberg y Hamilton porque no tenían rival, pero esta temporada, con Ferrari acechando, la cosa se complica. Si la Scuderia siguiese mejorando y estuviese en disposición de luchar por el Mundial, el equipo Mercedes se vería obligado a escoger a uno de sus pilotos como primer espada. En China el equipo italiano no pudo disputarle la victoria a Hamilton por el gran final de carrera que hizo el británico, que dejó atrás a sus rivales cuando puso el neumático medio en su último paso por boxes. Ferrari llega ahora a Bahréin esperando que las tornas cambien y puedan volver a pelear por la primera posición. Dentro del equipo, Kimi Räikkönen, que ha tenido un inicio de Mundial complicado, buscará superar por primera vez a Vettel, que lleva 3 de 3 en podios.

Williams, de momento, no ha podido acercarse al nivel de italianos y alemanes. Tampoco debe preocuparse por sus perseguidores, que no están cerca de alcanzarles. Los de Grove se encuentran aislados en las posiciones 5 y 6, sin opción de pelear por algo más y sin tener que defenderse de otros pilotos. La temporada pasada fueron muy bien en este circuito, así que veremos si pueden salir de ese islote en el que se encuentran. Por detrás, el jaleo es importante. Dependiendo del circuito unos equipos mejoran y otros empeoran. Si en Malasia Red Bull y Toro Rosso fueron los otros integrantes del top 10, en China ambos equipos sufrieron demasiado. Sus posiciones las ocuparon los Sauber y los Lotus, aunque el abandono de Pastor Maldonado y la remontada de Daniel Ricciardo hicieron que el australiano sumase algunos puntos más en el casillero de los de Milton Keynes, que vieron como su otro coche no llegaba a meta por problemas (otra vez) con el motor del RB11. La relación entre Renault y Red Bull cada día es más tensa, aunque de cara a la galería parecen haber moderado el discurso.

Dos equipos que sufren aún más que los austriacos son Force India y McLaren. Parecen ir mejorando poco a poco, especialmente los de Woking, que en China dieron otro salto de calidad a pesar del pesimismo con el que llegaron al circuito. Apenas una semana después llegan a Bahréin con las mismas ganas de seguir creciendo y queriendo cumplir sus objetivos. En Shanghái fue acabar la carrera, para Sakhir seguramente sea pasar a la Q2 en clasificación y cerrar un poco más la brecha con los puntos el domingo. Para España, siguiente cita del calendario, se espera una gran mejora, que incluso podría ir acompañada de una nueva decoración en el monoplaza. Los aficionados esperan que el blanco y el rojo vuelva a asociarse a la unión McLaren-Honda. Mismos colores lucen en Manor, que llegaron a meta con ambos coches en su primer Gran Premio completo. Muy lejos del penúltimo, pero dando pequeños pasos en una temporada de la que será difícil que saquen algo positivo.

Con ganas de querer olvidar el chasco de China, los españoles llegan a Bahréin queriendo cumplir sus distintas metas. ¿Te vas a perder la cuarta carrera del año, una de las mejores de la temporada pasada? En www.pitlanef1.es nuestros redactores te traerán las crónicas de todo lo que ocurra a lo largo del fin de semana y en @PitLane_F podrás seguir la narración de todas las sesiones del Gran Premio. ¡Síguenos!

Así es el Bahrain International Circuit

Sakhir

Es un trazado de corte clásico. Tiene un diseño bastante conservador, resultado de una combinación de rectas veloces y curvas cerradas. El circuito tiene varios puntos de adelantamiento, como la primera curva, un viraje lento en el que se forma un cuello de botella durante las primeras vueltas; la cuarta curva, que forma un ángulo de casi 90º; la décima curva, al final de la recta opuesta a tribuna; y la última curva, que conduce a la recta principal.

Después de dejar la recta de tribuna a 310 km/h, los pilotos entran en la primera curva con una brusca frenada, ya que ésta se debe trazar en primera y a 65 km/h. Tras un subviraje, se cubre la segunda parte de la chicane para tomar luego una recta que acaba en otra horquilla, a la que e llega a 315 km/h. Este punto es algo más abierto que el anterior y, si el coche se posiciona correctamente al principio de la curva, el momento del frenado se puede retrasar y reducir tan solo hasta segunda o tercera, saliendo hacia la siguiente recta en cuarta y a algo más de 200 km/h. La cuarta curva es bastante cerrada y, si se aprovecha adecuadamente, el trazado permite pasar a unos 110 km/h reduciendo hasta segunda. Desde aquí se inicia un tramo rápido a 250 km/h hasta la quinta curva, una horquilla en la que se retrasa el frenado para salir de ella posicionando el monoplaza hacia la izquierda. De esta manera, se aprovecha totalmente la longitud de la pequeña recta que viene a continuación para realizar una fuerte aceleración.

Las dos curvas siguientes forman una horquilla compuesta que empieza con una curva abierta que se puede salvar en tercera. En cambio, la siguiente parte de la horquilla requiere reducir a primera y trazar el giro a 65 km/h. A partir de este punto, una larga recta permite forzar al máximo el motor para rodar en torno a los 310 km/h, con los que se entrará en las dos curvas siguientes muy abiertas y largas. De esta manera, estas dos curvas, contrarias entre sí, permiten rodar en cuarta y sin dificultad a 220 km/h, para llegar a la horquilla siguiente, un giro anguloso en el que se debe frenar y reducir a segunda. De nuevo existe una recta, de longitud similar a la de tribuna, que permite alcanzar la máxima aceleración hasta alcanzar los 325 km/h. La última curva de la pista requiere una fuerte frenada antes de salir hacia la recta de meta acelerando al máximo. Aquí los adelantamientos son bastante fáciles, ya que se debe reducir a segunda después de una recta muy pronunciada y larga.

Zonas de DRS y neumáticos

DRS

Las cuatro rectas de las que dispone el circuito de Bahréin facilitan la tarea de elegir zonas de DRS adecuadas a la Federación Internacional de Automovilismo. Al igual que en 2014 la FIA ha decidido escoger la recta principal y la de atrás como zonas de activación del alerón trasero móvil, a pesar de que la recta de atrás es la más corta de las 4 que tiene el trazado. El primer punto de detección se ubica 10 metros antes de la curva 9, de forma que los pilotos puedan activar el DRS en la recta que hay entre las curvas 10 y 11. La segunda zona de detección estará situada 108 metros antes de la curva 14, penúltima del circuito. Así, los pilotos que se encuentren a menos de 1 segundo de sus predecesores podrán intentar el adelantamiento en la recta principal.

De nuevo Pirelli ha elegido los compuestos blandos (marcados por letras amarillas) y medios (letras blancas) para este Gran Premio. Es la tercera vez en la temporada que marca italiana escoge estos neumáticos por encima de otras opciones. Aunque se esperan temperaturas muy altas y el asfalto de Bahréin es el más rugoso de todo el calendario (lo que provoca una mayor degradación térmica) los neumáticos no deberían sufrir tanto como en Malasia, ya que la carrera se celebra de noche y las temperaturas tienden a ir bajando con el paso de las vueltas.

Previsión del tiempo

Sin título

La lluvia no será un problema para la Fórmula 1 este fin de semana, pero sí podrían serlo las altas temperaturas y las tormentas de arena. Se esperan temperaturas superiores a los 40ºC, lo que puede suponer una verdadera pesadilla para pilotos y equipos, aunque al disputarse la carrera de noche el sufrimiento será menor. Deberán vigilar el cielo, pero no por las tormentas de lluvia, si no por las de arena. La GP2 ya tuvo problemas hace unas semanas cuando estuvieron en este circuito para disputar la pretemporada. En principio, a lo largo de la semana deberían ir remitiendo, de forma que se celebre el Gran Premio sin mayores incidentes.

Horarios del Gran Premio

Viernes, 17 de abril13:00Entrenamientos libres 1Neox
17:00Entrenamientos libres 2Neox
Sábado, 18 de abril14:00Entrenamientos libres 3Neox
17:00Clasificación
Domingo, 19 de abril17:00CarreraAntena 3
*Horario peninsular español