La marca rusa pone toda la carne en el asador para el Dakar de 2017 con un nuevo camión, el nuevo KAMAZ  llega para ganar y devolver al equipo a lo más alto del podio del rally raid más duro del mundo. 
dakar-kamaz-2017-cc-12

MAN, Iveco, Renault, Tatra… las marcas de camiones destacan con su participación en el Rally Dakar, el raid más duro del mundo y el acontecimiento en el que las mecánicas se ponen al máximo de sus capacidades en unas condiciones sobrehumanas. Pero quizás KAMAZ sea, y con diferencia, el equipo más espectacular.

Los rusos se han convertido a lo largo de los años en todo un símbolo para el país y año tras año ponen todos los recursos necesarios en el Dakar. Los elefantes del desierto, vestidos con su típica lona azul, marcan en cada edición la diferencia cuando los recursos empiezan a escasear en estructuras tan potentes como el equipo De Rooy, pero en 2016 todo esto no fue suficiente y se les escapó la victoria.

Por ello los ingeriros de KAMAZ se han ido a la mesa de diseño para cambiar casi por completo su concepto de camión. Empezando por los cimientos, la marca rusa ha montado el chasis, la transmisión y las suspensiones del modelo 4623, aunque e principal cambio lo encontramos en la cabina. KAMAZ ha encontrado la inspiración en Mercedes-Benz y ha equipado este nuevo camión con la cabina del modelo Zetros, un cambio drástico en los rusos que se suman a los Ivecos con un morro “torpedo”que ayuda al equipo a un mejor reparto de pesos al situar a la tripulación por detrás del eje delantero, y no justo encima.

Pero sin duda es debajo del capó donde llega el cambio fundamental. KAMAZ dice adiós al motor V8 de origen MAN, para montar un motor de 12.5 litros y 6 cilindros, capaz de generar 980 caballos de potencia. Un propulsor diésel creado por Caterpillar y que unido a una caja de cambios manual de 16 velocidades, es capaz de alcanzar los 100 km/h en menos de 10 segundos. Por reglamentación, este camión está limitado a 163 km/h, una velocidad nada mal para un vehículo tan pesado.

Se falló en 2016 frente a los Iveco de De Rooy, pero en 2017 tiene que llevarse el título. Esa es la expectativa del equipo ruso para la próxima edición del Dakar, donde ya veremos si mantienen su característico color azul porque en los test KAMAZ ha utilizado la típica decoración negra de las estructuras con patrocinio de Red Bull, como Peugeot Sport.