La marca japonesa y la empresa leonesa están formando un binomio perfecto en la lucha por el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, un certamen en el que sólo han cedido una prueba de las 6 disputadas hasta el momento. Cristian García y Mitsubishi se acercan a su primer título.

13442610_542831085900817_1366248799853730648_o

Mitsubsihi Evo X de C. García en Ourense

¿Alguien puede con el equipo Mitsubishi-Repsol? Después de completarse la primera parte del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto muchos pilotos y aficionados se hacen esta pregunta al ver como Cristian García, a los mandos de un Mitsubishi Evo X R4+, han conquistado el 83% de las pruebas celebradas y ya cuenta con una ventaja de casi 80 puntos sobre el siguiente clasificado.

La marca nipona ha apostado fuerte por la categoría y atrás quedan esas dudas de principio de la temporada que auguraban un mal año de los Evo X ante la creciente amenaza R5. Mitsubishi ha sabido bien a quien juntarse y llegó a un acuerdo como RMC Motorsport, la empresa leonesa que cuenta con una amplia experiencia en la preparación de estos modelos, y si juntamos el amplio presupuesto de una marca oficial con un preparador experimentado, el resultado sólo podía ser un equipo ganador.

La estructura apoyada por Repsol se ha impuesto en esta primera parte del año gracias al gran trabajo de la gente de Roberto Méndez, quienes ha llevado el Evo al siguiente nivel. Cuando parecía que este coche ya no tenía más margen de mejora, los de Caboalles se han vuelto a superar y han ido mejorando los reglajes rallye a rallye para hacer una máquina invencible tanto en asfalto seco como en mojado, en pistas lisas y en terreno roto. Aunque en esta ecuación tampoco debemos olvidar a los pilotos, la Mitsubishi ha apostado por el talento joven pero conocido por su aliado en la península como Cristian García.

El piloto zaragozano ya contaba con el experiencia a los mandos de un Mitsubishi Evo X, en 2015 demostró que no tenía rival tras alzarse con la Evo Cup en 2015 con siete victorias y la estructura de RMC no era nueva para él después de ser el último vencedor de la Beca RMC (2014) gracias a una victoria en Llanes, los dos podios en Cataluña y el Bierzo y dos entradas en el top cinco. Con esta trayectoria el equipo no dudó en contar con su presencia para liderar el equipo y ya desde la prueba de Gran Canaria demostró su potencial con la victoria en el CERA y la cuarta posición en la general del rallye, por detrás del Porsche de Enrique Cruz y los Fiesta R5 de Lukyanuk y Kajetanowicz. Victorias que repitió en Villa de Adeje, Sierra Morena, Santander y Ourense, sólo un problema mecánico en Ferrol le apartó de la victoria.

Pero no sólo de Cristian García vive Mitsubishi, la experiencia de Alberto Monarri en el Nacional de Asfalto y con los vehículos de RMC fueron puntos a favor para que la marca japonesa se fijara en él para ocupar la segunda unidad del Gr N+. Monarri no llegó hasta la cita andaluza en Sierra Morena, una prueba que no fue sencilla en la adaptación al vehículo, por lo que antes de participar en Ferrol el equipo le mandó al regional gallego para terminar su aprendizaje y conseguir el podio. El Ralli Do Cocido fue el punto de inflexión, Alberto Monarri cambio radicalmente y comenzó a mostrar lucha por la victorias con su compañero de equipos, así lo demuestran las segundas posiciones de Ferrol y Santander. En Ourense fue quinto.

El trío del Mitsubishi-Repsol lo completa Jan Solans, el pequeño de los dos hermanos pilotos. El joven piloto ha vivido en este 2016 su debut en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto con un Evo X del grupo N, un escalón por debajo de las monturas de García y Monarri. Si con los dos primeros pilotos hablábamos de la cara, Solans ha sido claramente la cruz del equipo con un complicado arranque lleno de problemas en Córdoba, el abandono en Ferrol y el accidente de Santander que le impidió estar en Ourense por daños en su unidad Mitsubishi. Estos han sido los puntos conseguidos por los tres pilotos en cada prueba

308,5 puntos, el equipo Mitsubishi-Repsol ya suma más puntos que nadie sin contar a los pilotos que participan con una unidad de la marca pero sin formar parte de la estructura oficial. Por delante restan cuatro pruebas y Cristian García podría cumplir su sueño de ser campeón de España a falta de dos pruebas, con la ventaja que cuenta sobre Pedro Burgo tan sólo tendría que mantener la distancia o incluso ser de 7 puntos menos al finalizar el Villa de Llanes. Mientras que Monarri puede llevar al Mitsubishi a la lucha por el top 5 con los R5 de los hermanos Vallejo y de Jonathan Pérez.