El preparador M-Sport ha comenzado en el día de hoy los test del nuevo Ford Fiesta RS WRC de 2017, el último vehículo de la próxima temporada en ponerse en pista en fase de prototipo. 

Co7EORzW8AAO7A1

Ya hemos visto los primeros kilómetros del Hyundai i20 de tres puertas que la marca coreana utilizará en 2017, al nuevo Polo R ya lo hemos visto volar sobre tierras y asfalto, Kris Meeke ya ha llevado el Citroën C3 en todos los terrenos y Tommi Makinen continúa con el desarrollo del Toyota Yaris, pero faltaba uno. M-Sport ha sido el más retrasado en mostrar por primera vez su idea para el nuevo reglamento del Mundial de Rallyes que entrará en vigor el año que viene. Los de Cumbria no abandonan a Ford ni su Fiesta RS.

Malcolm Wilson ha sido el encargado de llevar a cabo esta primera toma de contacto y donde M-Sport se ha centrado más en la mecánica que en la aerodinámica. El principal protagonista ha sido el motor, pero los ingenieros de Wilson también ha estado trabajando en las suspensiones y la transmisión, aspectos que serán muy relevantes en 2017 con el aumento de potencia de los coches, que se verá reflejado en saltos de mayor envergadura y que pondrán al límite a las suspensiones. Estas han sido las palabras del propietario, y hoy piloto, de M-Sport:

“Cada vez que un coche nuevo recibe su primera carrera en el bosque siempre hay un aire de emoción, y con razón. Una y otra vez hemos demostrado que tenemos la experiencia en ingeniería para producir coches ganadores, y los resultados iniciales sugieren que éste no será diferente. Esto es sólo el primer prototipo, pero la velocidad es realmente increíble. Estamos todavía a buen término los aero-paquete con nuestros colegas de Ford, pero hemos sido capaces de ejecutar todos los componentes mecánicos de la carrocería actual y las primeras pruebas sólo se han fortalecido mi confianza en nuestra capacidad para producir un coche ganador”.

Co7ELFtWcAAQzk0

La de hoy ha sido sólo una pequeña toma de contacto con la pista y aún no han diseñado por completo la aerodinámica del nuevo Fiesta. Ahora los esfuerzos de la compañía se centran en conseguir una buena mecánica y para ello será vital la colaboración con Ford Performance y la experiencia adquirida con el renovado Focus RS, que arrasa en los récords de pista y en el Mundial de RallyCross. Se espera que durante las próximas semanas veamos más pruebas por Europa.