El último Porsche que había sobrevivido a la brida de 2016 dentro del CERA se despide de Galicia y buscará nuevos objetivos en el sur de España, en Andalucía. Los Burgo tendrán que afrontar el resto de la temporada con el Peugeot 208 T16 R5.

Los hermanos Vallejo vendieron su Porsche a las Islas Canarias; la unidad 997 GT3 de Fuster pasó de RMC Motorsport al dueño de Auto-Laca; una de las unidades de Iván Ares se desliza por tramos portugueses y Iago Caamaño pasó del Porsche al Fiesta R5 para disputar el autonómico gallego. Desde que la Real Federación Española de Automovilismo y la Federación Gallega decidieron recortar la potencia de los Porsche 997 GT3 de 2008 y 2010, estos vehículos han tenido que buscar una segunda vida en certámenes autonómicos, generalmente canarias, o incluso fuera de nuestras fronteras. Y hoy se une un nuevo nombre se une a la lista.

Los hermanos Burgo ya se deshicieron del 997 GT3 Cup de 2008 a principios de la temporada, la unidad que comenzó la saga de “cafeteras” y que pasó de Galicia a Canarias. Pero a los hermanos gallegos aún les quedaba uno, una versión 2010 que les ha llevado a conquistar el podio en las dos pruebas del Nacional de Asfalto en Canarias, Islas Canarias y Villa de Adeje, y con el que tuvo un bonita batalla en Ourense contra Iván Ares. Pero como era de esperar este coche también ha encontrado un nuevo dueño, el equipo CCRacing Alkilame, y la dupla lucense se queda así sin vehículos para disputar las cuatro pruebas que restan de este 2016. Así anunciaban la venta en redes sociales:

Querida amiga ‪#‎Cafetera‬, llegó el momento de la despedida, GRACIAS, por todo lo bueno que nos diste en los tramos que compartiste con nosotros, por tantas alegrías y por hacernos subir al podium unas cuantas veces ☺️
Esperamos, que le sigas dando muchas alegrías a tu nuevo equipo‪ #‎CcracingAlkilame‬ que de buena tinta sabemos que son buena gente.

HASTA QUE NOS VOLVAMOS VER QUERIDA AMIGA

¿Y ahora qué? Hace menos de 24 horas, tanto Pedro como Marcos Burgo, han estado presentes en Francia para probar el nuevo Hyundai i20 R5, un vehículo que llegará al Campeonato de España de Rallyes de Asfalto en 2017 y todos quieren ponerse al volante de uno. Por el momento no se conoce quienes formarán parte del equipo oficial de la marca en España o que clientes podrán reunir el presupuesto necesario para competir de forma privada. Pero antes de pensar en el año que viene, hay que pensar en las cuatro pruebas que restan en 2016 y los Burgo ahora sólo tiene una opción: el Peugeot 208 T16 R5 de ASCM. Los lucenses ya han participado en dos ocasiones con el modelo francés y no se descarta que repitan coche en Asturias, Valencia y Madrid, pero para ello tendrán que llegar a un acuerdo con el equipo gallego y reunir el dinero necesario para hacerlo realidad.