La división de competición de Hyundai por fin ha dado cifras reales del nuevo i20 R5 en cuanto a su precio, 180.000 euros para la versión de asfalto y 25.000 más si se desea el kit de tierra. Un coste muy competitivo con el resto de modelos R5 del mercado.
img_news

Últimamente hablar de Hyundai es sinónimo de hablar del nuevo i20 R5, el modelo recortado del que Dani Sordo pilota en el Mundial de Rallyes y con el que la marca coreana quiere hacerse un hueco en certámenes nacionales, continentales o incluso el  WRC 2. Y hoy hablamos de un tema que ha tenido mucho debate en los últimos meses, el precio.

El medio británico Autocar ha sido el lugar escogido para anunciar el precio de este modelo, un valor que alcanza los 180.000 euros en su versión más barata. Los pilotos que disputen pruebas sobre asfalto podrán beneficiarse de contar con un i20 R5, ocho llantas de 18 pulgadas, discos de freno de 355 mm y un paquete de repuestos. Además contarán con una garantía de 3.000 kilómetros, siempre que no se rompa el sello del motor y que daría a entender que el propulsor 1.6 turbo ha sido manipulado. Pero si su destino es la tierra, será necesario desembolsar otros 25.000 euros, y superar la barrera psicológica de los 200.000, para contar con una especificación de suspensión, una mayor altura del vehículo y protección en la parte baja para evitar roturas.

¿Caro o barato? Los precios de los vehículos R5 han sido un tema candente desde la aparición del primer Ford Fiesta R5 de la mano de M-Sport, un vehículo que en 2013 partía de los 180.000€, mismo precio que este i20 R5. Pero este fue sólo un precio base, al igual que ocurrió con los modelos de Citroën y Peugeot, pero con el paso del tiempo las marcas han seguido evolucionado y han ido sacando actualizaciones bajo la denominación “Evo” que han aumentado estos precios en torno a un 20.000 euros.

Desde la marca están confiados en el potencial de este vehículo y el propio Andrea Adamo, director del proyecto R5 de Hyundai Motorsport, admite que sus clientes se sentirán parte del equipo y buscarán las soluciones a los problemas que vayan surgiendo. Además, confía en que este coche afianzará la presencia de la marca coreana en todo el mundo, estas han sido las palabras del ingeniero italiano para Autocar:

“Con el WRC estamos presentes una vez al año en cada país y con el R5 cliente habrá una mayor presencia de Hyundai a nivel nacional, permitiendo a la marca ser vista con mayor frecuencia en los deportes de motor en todo el mundo”.

Además la marca ya permite que los futuros clientes envíen a uno de sus mecánicos a la sede de Alzenau (Alemania) para asistir a la parte final del montaje de los i20 R5, de modo que puedan ir familiarizándose con la máquina y agilizar el proceso de adaptación una vez que los vehículos sean entregados.

Según los planes de Hyundai, veremos algún i20 R5 compitiendo antes de que termine el año y los clientes que deseen uno en 2017 ya tiene que ir haciendo sus pedidos. No hay que olvidar que la marca coreana ya llevó a Kevin Abbring a Bélgica para disputar el Ypres Rally, curiosamente la misma prueba que sirvió como debut para el Ford Fiesta R5 de M-Sport en 2013. Ahora es el turno de los pilotos de reunir el presupuesto para llevarse una unidad a su garaje y ver si la prueba realizada en Francia la semana pasada fue la primera parada de un ilusionarte proyecto de futuro, algo que en España ha levantado mucho revuelo durante las última semanas.