Martin Prokop por fin ha anunciado que coche llevará en la próxima edición del rally raid más duro del mundo, el Dakar. El checo se baja del Toyota Hilux para ponerse al volante de un Ford F-150 SVT Raptor.13872995_906680496105006_4258631136846877240_n

A menos de cuatro meses para que el Rally Dakar de comienzo, Martin Prokop ha comenzado en el día de ayer los preparativos para la próxima cita con la arena del desierto de latinoamerica y las pistas por las que algún día pasó pilotando un vehículo del Mundial de Rallyes. Pero el de 2017 será un Dakar diferente para el piloto checo ya que pasará de pilotar un Toyota a un vehículo de Ford.

Prokop comenzó su andadura en los raids a principios de 2016, momento en el que se puso al volante de un Toyota Hilux de 2015, sin el potente motor V8 de la última actualización, para disputar la prueba más dura del mundo como es el Rally Dakar. Una prueba en la que sorprendió por su rápida adaptación y consiguió meterse entre los 15 primeros con la 14ª posición, a +05:33:32 del primer clasificado y a menos de media hora de un experimentado Orlando Terranova (12º clas).

Pero esta fue sólo una primera toma de contacto y debía de haber cambios para la próxima edición. Pues bien, esos cambios han llegado en forma de óvalo. El piloto checo por fin ha dado ha conocer cual será su próxima montura en el Dakar 2017 y, tal y como anunciaban las quinielas, ese cambio tiene a Ford como destino. La marca americana ha sido su casa desde la temporada 2010, año en el que pasó de un Mitsubishi Evo IX a un Fiesta S2000 para disputar el Mundial de Rallyes. En concreto, Martin Prokop se pondrá al volante de un Ford F-150 SVT Raptor, una bestia que ya asusta con sus especificaciones de serie:

  • 2.500 kilos de peso
  • Motor EcoBoost V6 de 3.5 litros
  • Más de 400 cv de potencia
  • Neumáticos BFGoodrich All-Terrain KO2 con llantas de 17 pulgadas
  • Suspensiones Fox Racing Show con amortiguadores de 76 mm
  • Caja de cambios automática de 10 velocidades

Pero la unidad que Martin Prokop llevará por el desierto no será una versión de serie, el checo cuenta con una unidad mejorada en cuanto a peso, suspensiones, motor, refuerzos…. ¡toda una camioneta de carreras! Un nuevo vehículo al que tendrá que adaptar su forma de conducción a través de jornadas de test como la que podéis ver en las imágenes de a continuación, a la espera de que el piloto confirme su participación en alguna prueba como el Rallye de Marruecos.