El piloto gallego, Iván Ares, ha confirmado al programa A Todo Motor que estará presente en la próxima cita del Nacional de Asfalto en Asturias. Además, ha dejado pistas de su futuro.post_saron

La reglamentación impuesta a los Porsche 997 GT3 se ha dejado muchos combatientes por el camino, perdimos una auténtica copa monomarca que convirtió a nuestro país en todo un referente a nivel europeo de estas rápidas máquinas germanas. Burgo, Vallejo, Fuster, Ares, Caamaño… El Campeonato de España de Rallyes de Asfalto contaba en cada prueba con un buen puñado de Porsches que los aficionados reconocían fácilmente con su tremendo estruendo y unas derrapadas de pura tracción en cada curva.

Pero esto terminó y la era R5 llegó como un torbellino para terminar con el sueño de los propietarios de un Porsche. De esta forma comenzó una desbandada, un “tonto el último” que obligó a los equipos a buscar una segunda vida a estos coches, por lo general en las Islas Canarias y en Portugal. Y de uno de esos pilotos tenemos que hablar hoy, de Iván Ares.

El piloto de A Coruña comenzó la temporada 2016 con un Ford Fiesta R5 de Roberto Méndez, una montura que probó por primera vez en el I Rallysprint de la Mencía-Villa de Cacabelos, una prueba de test que sirvió a Iván Ares para preparar la citas de Gran Canaria y Tenerife, las dos pruebas que abrieron el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto. Después de ver que el presupuesto necesario para completar el año con este Fiesta se escapaba de sus recursos, Ares volvió a subirse al Porsche para irse al Autonómico Gallego, pero la reglamentación parecía que le iba siguiendo y una nueva brida acabó con sus aspiraciones de ser campeón en su tierra. Cristian García en el nacional y Alberto Meira en el gallego, los Mitsubishi se ponían en su contra allá por donde iba y el piloto decidió dejar las pistas salvo en contadas ocasiones: La subida al Fito, Rally de Sarón, Rallye de Ourense y el Rallye de Ferrol.

Pero se acabó el parón. Iván Ares quiere volver a las carreteras y recuperar el ritmo de carrera de cara a la próxima temporada, de modo que buscará estar presente en las cuatro pruebas que restan del CERA. Al programa A Todo Motor confirmó que sería uno de los inscritos para el Princesa de Asturias, aunque actualmente el gallego no dispone de ningún coche. Ares se ha deshecho de sus dos unidades Porsche y para la cita asturiana tendrá que buscar una cuerdo con RMC para volver a subirse al Fiesta R5 o con ARVidal, con quien podría participar con el Volkswagen Polo N1 que corrió en Sarón o probar suerte con el Skoda Fabia R5 que posee el preparador gallego. Estas fueron sus declaraciones:

“Quiero hacer el resto de pruebas del campeonato de España y en el Princesa voy a estar sí o sí. No se en que coche ni como lo voy a hacer, pero quiero estar. A partir de ahí también estoy centrado en mi futuro laboral y lo quiero orientar hacia la automoción y estamos con todo eso en la cabeza”.

Pero Iván Ares no ha hablado sobre este 2016, también ha dado pinceladas de lo que espera en 2017. Todos los rumores apuntan a que lo veremos con un Hyndai i20 R5 la próxima temporada y lo cierto es que quedó muy satisfecho con el rendimiento del modelo coreano en los test de Francia. Pero Ares no se cierra puertas y no descarta otras opciones R5, que en España nos sobran. Podría intentar volver con RMC para subirse a un Fiesta, aunque en las Islas Canarias todo fueron problemas para él; con ARVidal no sería descartable que llegara el primer Skoda R5 a nuestro certamen y gracias a Sport&You podría seguir el ejemplo de los hermanos Vallejo y ponerse al volante de un modelo de Citroën. Muchas opciones y muchas vueltas a la cabeza, aunque finalmente el presupuesto y la reglamentación dictarán sentencia:

“Intentamos sacar un proyecto competitivo para el año que viene con un coche competitivo y lo primero yo creo que estamos todo esperando que pasa con la reglamentación del año que viene y a partir de ahí decidir, porque si las cosas siguen como ahora de poco vale que inviertas medio millón de euros en una temporada cuando no vas a tener opción a ganar. El paso lógico a dar es el R5 porque es un coche de futuro y estamos mirando varias opciones, tanto Skoda como Hyundai como Ford, como Citroën.”