Los equipos aprovechan la próxima para del Mundial de Rallyes para probar sus vehículos para 2017. Toyota y Hyundai lo hacen en tierra y M-Sport prueba, por primera vez, el asfalto.
ct6zsruxgaasnjf

La península ibérica es uno de los lugares preferidos por los equipos de rallye para probar sus futuros vehículos de competición, especialmente para los test sobre tierra. Ya sea en las pistas catalanas o al sur del país, durante este ha sido algo habitual ver a Volkswagen, M-Sport o Hyundai preparar pruebas de este 2016, como las citas en México y Argentina. Pero para esta ocasión las pruebas se han basado en las mulas para la temporada 2017 y con la siguiente cita del WRC muy cerca.

El RallyRACC Cataluña supondrá la última cita en asfalto de la actual temporada y una ocasión perfecta para alargar la estancia de los equipos en España y así testar las mulas de la próxima temporada. Unas pruebas que han comenzado hoy para Hyundai y Toyota en tierra y para M-Sport en asfalto. En el caso de las dos marcas asiáticas, estos se convierten en unos test más, y en el caso de Toyota en un terreno más que conocido para ellos.

Pero en el caso de M-Sport estos test contienen un valor más especial. Los de Cumbria han probado hoy por primera vez el Fiesta RS con reglamentación 2017 sobre carretera, lo que conlleva la introducción de un kit especial. El piloto seleccionado por los de Malcolm Wilson ha sido el estonio Ott Tanak, quien también se convierte en el primer piloto de la órbita M-Sport en subirse al Fiesta ya que en los primeros test sólo estuvo presente el propio Malcolm. Estos son los cambios entre el kit de tierra y el de asfalto:ctgjnttwiaaws2q