La cita española del Campeonato del Mundo de Rallyes podría convertir a Sebastian Ogier y al equipo Volkswagen Motorsport campeones por cuarta vez. Pero, ¿qué circunstancias se tienen que dar? 
7186_spain-vw-2015_3_896x504

El RallyRACC está a la vuelta de la esquina, la llegada del WRC a España y una cita que podría desenlazar, de forma matemática, la lucha por el campeonato de pilotos y el de marcas. Dos títulos que Sebastian Ogier y Volkswagen Motorsport conseguirían por cuarta vez de forma consecutiva, una racha de éxitos que comenzó en la temporada 2013 con la esperada llegada de la marca alemana a la categoría reina del rallye.

Las victorias conseguidas en MonteCarlo, Suecia, Alemania y Francia, sumadas a los podios de México, Argentina, Portugal e Italia, y la sexta posición de Polonia, el piloto francés suma un total de 195 puntos. Una gran renta que le permite liderar el campeonato de pilotos con una ventaja de 68 puntos sobre Andreas Mikkelsen, piloto de la segunda estructura de Volkswagen, y de 83 sobre Thierry Neuville, primer clasificado del equipo Hyundai Motorsport. Con estos datos y restando sólo las citas de Gran Bretaña y Australia, el francés tendría que salir de la cita catalana con una renta igual o superior a los 56 puntos, sumando los 50 puntos de victoria y los 6 de los Power Stage.

Con Mikkelsen. Sebastian Ogier sólo puede ceder 12 puntos con el noruego de Volkswagen, por lo que estas son algunas de las opciones para que el tetracampeonato llegue en España:

-Sin puntos del Power Stage:

  • Si Ogier termina en el podio, daría igual el resultado de Mikkelsen
  • Si Ogier termina cuarto,quinto o sexto; Mikkelsen sólo podría ser segundo.
  • Si Ogier termina séptimo u octavo; Mikkelsen sólo podría ser tercero
  • Si Ogier termina noveno o peor; Mikkelsen sólo podría ser cuarto.

-Con puntos del Power Stage:

  • Si Ogier termina entre los cinco primeros y suma los 3pts del Power Stage; daría igual el resultado de Mikkelsen
  • Si Ogier sexto o séptimo y suma al menos un punto en el Power Stage; Mikkelsen sólo podría ser segundo
  • Si termina fuera de los puntos, pero consigue los 3pts del Power Stage; Mikkelsen sólo podría ser tercero
  • Si Mikkelsen suma los 3pts del Power Stage y queda segundo; Ogier tendría que ganar el rallye
  • Si Mikkelsen suma 2pts en el Power Stage; a Ogier le valdría con terminar entre los cinco primeros
  • Si Ogier abandona y Mikkelsen consigue 1pto en el Power Stage; el noruego no podría pasar de la quinta posición

En el caso de que Ogier empatara a puntos con Mikkelsen a final de temporada, las victorias serían determinantes a la hora de llevarse el título. Actualmente el francés tiene 4 triunfos, mientras que Mikkelsen cuenta con sólo una. Si el noruego se hiciera con las tres pruebas que quedan y empataran a puntos en Australia, las segundas posiciones serían determinantes y aquí ambos empatan a dos, al igual que en terceras posiciones.

Con Neuville. La situación con el piloto de Hyundai es mucho más sencilla, puesto que el belga sólo podría retrasar el campeonato si Ogier no suma ni un sólo punto y él consigue la victoria y al menos 2 puntos en el Power Stage; o si Ogier suma un punto y Neuville los 25 de la victoria y consigue el mejor crono en el último tramo del rallye (+3 pts).

En el caso del equipo Volkswagen Motorsport, su lucha es con la primera estructura de Hyundai y los pilotos seleccionados, Dani Sordo y Thierry Neuville. La marca alemana llega al RallyRACC con 293 puntos frente a los 227 del equipo coreano, que en este 2016 afronta a arrebatarle el título al Volkswagen. Con dos pruebas por delante, siendo 43 puntos la puntuación máxima para un equipo en cada prueba, el equipo de Ogier y Latvala tiene que abandonar la prueba español con 86 puntos de ventaja y estas son las opciones:

  • Si Volkswagen consigue hacer un doblete; Hyundai podría conseguir la tercera y sexta posición/ la cuarta y quinta posición
  • Si Volkswagen consigue la primera y la tercera posición; Hyundai podrían conseguir la segunda y novena posición/ la cuarta y sexta
  • Si Volkswagen consigue la segunda y la tercera posición; Hyundai sólo podría conseguir cuarta y sexta posición/la quinta y la novena posición

Dos títulos en juego y los dos en casa de Volkswagen. De conseguir sendos certámenes este año, la marca alemana lograría así una hegemonía perfecta desde su llegada al Campeonato del Mundo de Rallyes desde la temporada 2013 y con un cambio de reglamento a la vuelta de la esquina.