El Rally de Gales ha finalizado con la victoria de Sebastian Ogier, puntos que sirven para que Volkswagen consiga el cuarto título en marcas. Destacada actuación de Ott Tanak con el Ford de DMack.

img_20161030_155029

Penúltimo cartucho de la temporada quemado y de nuevo victoria para Sebastian Ogier, la cuarta consecutiva en Gales y la sexta del año para él. Pero esta victoria va más allá, y consigue el título para Volkswagen Motorsport en el campeonato de marcas por cuarto año consecutivo, un dominio absoluto de los alemanes desde su llegada en 2013 al Mundial.

Ogier dominó la prueba desde el principio. El Polo R WRC ha demostrado ser rápido sobre todo tipo de superficies y, en manos del tetracampeón, parece que le tiene la medida cogida a los complicados bosques ingleses. En la primera jornada ya se distanció del segundo en más de medio minuto y el segundo día manejó ese colchón de tiempo para seguir por delante de Ott Tanak.

El estonio ha sido el gran rival de Ogier este fin de semana. El montar los neumáticos DMACK está permitiendo a Tanak marcar la diferencia en tramos con abundante barro, como en Finlandia. Tras la sangría de tiempo del viernes, el de DMCK intentó recortar la distancia con Ogier, incluso el sábado se hacía con 3 scratchs y recortaba en 4 segundos la distancia con el francés. Aunque la gran machada ha llegado en el día de hoy con 6 scratchs, de 6 posibles, para él y recortando en 23 seg su desventaja con el líder. Además de llevarse los 3 puntos extra del Power Stage.

De nuevo Ogier y Tanak han vivido una gran batalla por la victoria, y de nuevo se salda en favor del piloto de Volkswagen. Pero no hay duda de que Tanak, en un equipo oficial, podrá hacer grandes cosas y con esta segunda posición continua llamando a la puerta de M-Sport de cara a la temporada 2017.

Cerrando el podio en Gales encontramos a Thierry Neuville. El belga llegaba a esta penúltima prueba con el objetivo de adelantar a Mikkelsen en el mundial de pilotos y así ha sido, gracias a la tercera posición y al punto extra del Power Stage. Mientras que Andreas Mikkelsen se ha tenido que conformar con los dos puntos del último tramo.

El i20 de Paddon y el DS3 de Meeke cierran el top cinco a dos minutos de la cabeza del rally. El australiano será el foco de todas las miradas tratándose de la prueba de casa para él, mientras que Meeke ya tiene la mente puesta en el 2017 y es esperado regreso de Citroën Racing.

Dani Sordo no ha podido pasar de la sexta posición. El piloto cántabro dio toda una lección de pilotaje sobre la tierra en España, pero los bosques de Gales se le han atascado a su Hyundai i20. Aunque si que ha conseguido mantener a raya al Volkswagen de Latvala, con quien sigue poniendo tierra de por medio en el mundial de pilotos.

Ostberg, Lefebvre y Camilli cierran los 10 primeros clasificados, entre los que no han podios estar Mikkelsen, Bertelli o Craig Breen.

El Mundial de Rallyes regresará en dos semanas, con el Rally de Australia, donde la diferencia horaria será un problema para seguirlo desde Europa. Toca trasnochar.