La bebida energética Red Bull se podría convertir en la salvación del Volkswagen Polo R WRC de cara a la temporada 2017.

En el entorno del equipo Volkswagen Motorsport son todo rumores, primero sobre su salida del WRC, luego sobre el futuro de sus pilotos y ahora le ha llegado el turno al Polo R WRC, la máquina perfecta en el Mundial de Rallyes durante los últimos cuatro años. Y es que el futuro del pequeño compacto alemán podría no estar decidido y ya se habla de una segunda vida junto a su principal patrocinador, ¿ha llegado el momento del Red Bull Racing World Rally Team?

La bebida energética, de origen austriaco, ha acompañado a Volkswagen Motorsport desde su llegada al certamen mundial en la temporada 2013. Un patrocinio que no se ha limitado a las pruebas oficiales del WRC, también se ha extendido al desarrollo del que iba a ser el nuevo Polo R WRC de 2017 a través una decoración de camuflaje, al más puro estilo Fórmula 1 en los test de pretemporada. Es decir, que Red Bull ha estado aportando capital para que Volkswagen haya podido hacer jornadas de pruebas por toda Europa, una inversión que caería en saco roto si finalmente el modelo alemán no participa en la próxima temporada del Mundial de Rallyes.

La empresa de Dietrich Mateschitz cuenta con un gran prestigio dentro del mundo del deporte, sus agresivas campañas publicitarias han llevado a otro nivel los deportes extremos y cuenta con una amplia experiencia en el mundo del motor. Sin ir más lejos, Red Bull ha cosechado uno de los mayores éxitos de la última década dentro de la Fórmula 1 gracias al equipo Red Bull Racing, cuenta con un envidiable programa de jóvenes pilotos y en la categoría reina cuentan con un equipo que cumple las funciones de cantera, Toro Rosso. Además han contado con un equipo en la Nascar entre 2009 y 2011 y conquistaron el Dakar con el equipo Volkswagen en ese mismo periodo. Y en estos momentos patrocinan a Peugeot Sport, tanto en el off-road como en el rallycross; a varios pilotos de motociclismo, como el ya campeón Marc Marquez; o su presencia en las GP2 y GP3 Series mediante su programa de jóvenes pilotos. Entonces, ¿por qué no lanzarse al Campeonato del Mundo de Rallyes con un equipo propio?

Si Red Bull se caracteriza por algo, es por apostar fuerte en los deportes. Volkswagen dejó claro que no estaba dispuesto a vender sus WRC, pero también se suponía que no se iban a meter en las carreras cliente y para 2018 plantean desarrollar y vender un Polo R5. Y en el caso de Red Bull la cosa cambiaría. La marca alemana necesita buenos pilotos para desarrollar el esperado R5 y está claro que el fabuloso trío de pilotos con los que ha contado en estos últimos años no se va a quedar de brazos cruzados esperando a hacer test. Ogier, Latvala y Mikkelsen quieren correr y mantenerlos vinculados a Volkswagen, pero sin que esto suponga un coste extra para la compañía, son buenas noticias para ellos.

¿Lo permitiría el reglamento? Aún no se conoce cual será el nuevo texto final del reglamento del Mundial de Rallyes para la temporada 2017, tendremos que esperar hasta enero para conocerlo. Pero el caso de Red Bull sería similar al de DMACK o incluso al de M-Sport. Citroën, Hyundai y Toyota contarán con una estructura oficial, apoyada desde la marca, pero en el caso de los Ford Fiesta la marca del óvalo deja el trabajo en manos de M-Sport, un preparador como puede ser RMC Motorport en España. Mientras que el equipo DMACK ni siquiera prepara sus propios coches, estos cuentan con el apoyo técnico de M-Sport, algo similar a lo que ocurría con el posible equipo de Red Bull.

Por el momento, ninguna de las partes se ha pronunciado al respecto de estos rumores. Lo que si es cierto es que desde Red Bull ya han mostrado su interés en mantenerse en el Mundial de Rallyes, y si no es como equipo lo harán como patrocinador de Citroën, Hyundai, Toyota o M-Sport.