Elfyn Evans ha sido el rival a batir durante el arranque de la temporada dentro del WRC 2 y finalmente ha perdido el campeonato por sólo 10 puntos. 
mn_020

Continuamos nuestro repaso a lo que ha sido esta temporada en el Campeonato del Mundo de Rallyes y hoy le toca el turno al segundo equipo M-Sport y a Elfyn Evans, la dupla que lideró la categoría WRC 2 hasta la última cita del año. El piloto galés fue degradado dentro de las filas de Malcolm Wilson y se vió obligado a bajar de un WRC para ponerse a los mandos de un Fiesta R5 y luchar contra la armada de Skoda, tanto oficiales como privados.

Elfyn Evans asumió el reto impuesto por la estructura de Cumbria y se convirtió en el principal embajador del renovado Ford Fiesta R5, que estrenaba el kit “Evo” para recuperar el liderazgo que Skoda le arrebató en 2015 con el Fabia R5. Y Evans no defraudó. Comenzó el año liderando las pruebas de MonteCarlo y Suecia, un arranque de temporada donde la supremacía del Ford fue abrumadora y no dio ningún tipo de opciones a los modelos checos.

Con la llegada de las pruebas en latinoamerica, el equipo decidió no acudir a la cita de México, aunque si se desplazó hasta Argentina y se encontró con la primera piedra del camino. Comenzó disputándose la primera posición con el Skoda Fabia de Fuchs, pero un problema eléctrico no le permitió continuar esta batalla y se tuvo que conformar con la cuarta. Y las cosas irían aún peor en Portugal, donde un vuelco no le permitió pasar de la décimo cuarta posición dentro del WRC 2.

Pero si por algo se ha caractizado este joven Gales es por no rendirse nunca. Regresó al mundial en Polonia y, a pesar de sufrir un pinchazo que le hizo perder mucho tiempo, estuvo en la lucha por la victoria y logró terminar la prueba en la segunda posición. Y repitió participación en Finlandia, pero los pilotos locales, Esapekka Lappi y Teemi Suninen, no le pusieron las cosas nada fácil y terminó el rallye en la décimo primera posición de la general y tercera de la categoría.

Con 5 pruebas completadas, a Elfyn Evans solo le quedaba un cartucho para quemar y escogió Francia. El Galés tenía la obligación de ganar si quería ponerle las cosas difíciles a los Skoda y no falló. Salió a por todas y se las vio con el Fabia oficial de Jan Kopecky, pero el de M-Sport fue claramente superior y sumó los últimos 25 puntos del año. Ahora sólo le quedaba esperar a ver que hacían sus rivales, aunque él no quiso parar y luchó con todo lo que tenía para tener un Fiesta RS WRC en la prueba de casa, la penúltima del año.mn_083

Después de ser degradado, injustamente según la opinión de gran parte de los aficionados, Evans ha sabido reponerse y ha demostrado en este 2016 que es un piloto que merece un WRC. El título se le escapó en Australia, donde Lappi se hizo con el primera cajón del podio y le sobrepasó por 10 puntos, y el subcampeonato ha quedado empatado a puntos entre él y Teemu Suninen, aunque el piloto del Team Oreca cuenta con la ventaja de haber quedado por delante del Fiesta R5 Evo en Polonia y Finlandia. Veremos que ocurre en 2017 con Elfyn Evans, pero no tenemos ninguna duda de que Malcolm Wilson valorará su trabajo en este año y hará todo lo posible para tenerlo o en su equipo de WRC o en equipos satélite como el Drive DMACK.