El cuatro veces campeón del mundo, Sebastien Ogier, ha estado hoy probando el prototipo de M-Sport para la temporada 2017: el nuevo Fiesta RS WRC.

15192791_10153955126320404_1124361041139380078_n

Continúa el maratón de pruebas para Sebastien Ogier, a quien ayer veíamos subido al Toyota Yaris WRC de Tommi Mäkinen. El piloto francés continúa meditando su futuro para la próxima temporada y hoy le ha llegado el turno a la opción del Ford, el Fiesta RS de M-Sport, en una sesión de test en Gales.

En este caso el tetracampeón frnacés ha tenido la oportunidad de probar el coche al que más se le ha vinculado en las últimas semanas. Ogier se ha puesto al volante del nuevo Fiesta RS WRC al sur de Gales, concretamente en el Walters Arena Motorsports. Este circuito de grava, por el que ha pasado alguna vez el Rally de Gales, ha sido testigo de esta primera toma de contacto y han comenzado a salir algunas imágenes:

Probó el Toyota y probó el Ford, ahora Ogier tendrá que tomar una decisión. Las opciones de Citroën y Hyundai siguen estando ahí, pero las dos marcas no están dispuestas a poner al francés al volante si el contrato no está rubricado previamente.