Ford no se ha olvidado del Campeonato del Mundo de Rallyes y Ogier ha terminado de despertar a la marca del óvalo de su letargo en las redes sociales.
cyixtsqxcaatchz

En el día de ayer por fin llegó la esperada jornada de test de Sebatien Ogier con le equipo M-Sport, la apuesta privada que mantiene a Ford ligada al Mundial de Rallyes y demás campeonatos internacionales, nacionales o autonómicos. Una estructura que pronto podría dejar de ser sólo una empresa privada y para pasar a convertirse en un equipo oficial, con apoyo directo de la marca.

A lo largo de este 2016 se ha especulado mucho sobre un posible retorno de Ford al Campeonato del Mundo de Rallyes, una competición a la que regresarían tras estar 5 años ausentes. La marca del óvalo llegó al WRC en el año 1973 y completó una primera etapa de 7 años, en la que lograron convertirse en campeones de constructores. Tras un descanso de 6 años, Ford regresó con Ford RS 200 que sólo un año después se sustituiría por el espectacular Sierra RS Cosworth, más tarde por el Escort RS Cosworth y por último por el Focus RS. 27 años ininterrumpidos dentro de la máxima categoría del rallye hasta que en 2012 decidieron cerrar el programa WRC.

Pero pronto podría abrirse de nuevo esa carpeta. En los últimos años hemos visto que Ford está apostando de nuevo por la competición y no les está yendo nada mal. Llegaron a Le Mans con un renovado Ford GT y lograron batir a los todopoderosos Ferrari; y en el Mundial de Rallycross están dejando grandes resultados con el nuevo Focus RX. Pero ahí no quedaría la cosa, a lo largo de este año se ha hablado mucho del interés de la marca de Detroit por regresar al mundial y ayer pudimos ver cual es su objetivo.

Después de 2 años y 19 días sin publicar ni un sólo tweet en su cuenta oficial (@FordWRC) volvieron a la actividad, a excepción de los 5 retweets a la cuenta Ford Europa. La marca del óvalo no se acordó de M-Sport cuando Mads Ostberg llevó el Fiesta RS hasta el podio en Suecia y Mexico, o de cómo Ott Tanak se jugó las pruebas de Polonia y Finlandia con el Fiesta del Drive Dmack WRT, pero si lo han hecho esta semana para unos simples test. Sebastien Ogier ha despertado la curiosidad de Ford y podría convertirse en la llave que traiga de nuevo a la marca americana al Campeonato del Mundo de Rallyes de forma oficial. Este fue el tweet que publicaron ayer:

¿Volverá Ford o sólo será un farol? Hay marcas que no se entienden sin la competición, como puede ser el caso de Ferrari con los circuitos o el grupo PSA sin los rallyes, y en el caso de Ford ocurre lo mismo. Aunque no cuenta con una amplio palmares, como podría ser el de Citroën, los de Detroit han conquistado el campeonato de pilotos en 2 ocasiones y el de constructores 3 veces, además de los 14 subcampeonatos con los que cuentan. Está claro que sólo volverán si tiene una opción de ganar y Ogier, con un coche competitivo, es una apuesta segura; al igual que ocurre a la inversa, el tetracampeón necesita un gran equipo detrás de él y Ford puede ser ese apoyo que le ayude a continuar su brillante palmares dentro del WRC.