Carlos Sainz se tuvo que retirar tras ser golpeado por Palmer en la trasera de su monoplaza, lo que dañó su caja de cambios. Mismo final para Daniil Kvyat, cuya caja de cambios también dijo basta y evitó las posibilidades de remontada del ruso. Toro Rosso se despide de la temporada 2016 con un Gran Premio para olvidar.

Sainz, en su box tras sufrir su cuarto abandono del año. | Imagen: Toro Rosso

Sainz, en su box tras sufrir su cuarto abandono del año. | Imagen: Toro Rosso

Así se van los pilotos de Abu Dhabi

  • Carlos Sainz: poco rodaje, remontada incluida y un deseo poco ambicioso: ver la bandera a cuadros… pero no pudo ser. Sainz terminó el campeonato antes de tiempo por una pasada de frenada de Palmer, que colisionó con la trasera de su monoplaza en la curva 17. El madrileño, trompeado, pudo rehacerse y continuar unos metros hasta confirmar que el golpe había dejado tocada su caja de cambios. Poco más podría haber hecho en una carrera muy complicada que, sin embargo, no empaña un Mundial con más alegrías que tristezas. A diferencia de 2015, la fiabilidad ha dado una tregua al español, cuyos 46 puntos en el campeonato demuestran que ha sacado lo mejor de su coche, dando una lección principalmente a un Kvyat herido tras ser vapuleado por la propia estructura de Red Bull.
  • Daniil Kvyat: toda una temporada condensada en una carrera. Falta de fiabilidad, situaciones extrañas, momentos de tensión, aprender a volver a vivir en el fondo de la parrilla… Abu Dhabi ha cerrado la temporada más complicada para Kvyat con un recopilatorio de algunos de esos momentos. Los pinchazos del viernes le impidieron empezar bien el Gran Premio y, tras realizar una Clasificación cuanto menos correcta, el de Toro Rosso sufrió un fallo en el cambio que le obligó a abandonar en la carrera. Todo un drama que espera revertir el próximo año, donde como mínimo debería mejorar su 14ª posición en el Mundial de pilotos.

Así se va Toro Rosso de Abu Dhabi

Definitivamente, a Toro Rosso le ha sobrado el último Gran Premio del año. Sus dudas en torno a sus suspensiones traseras, culpables en teoría de los pinchazos de Kvyat en los Libres, aún no han sido del todo solventadas y han emborronado en buena parte su actuación en esta temporada. La situación de crisis dentro del equipo de Faenza ha ido confirmándose a lo largo del fin de semana tras firmar su peor clasificación y un doble abandono en carrera. Al menos, este extraño escenario no les ha ocasionado desastres mayores. Los italianos mantienen su séptima posición en el Mundial de Constructores a la espera de que su nuevo motor Renault les permita dar el salto mecánico que llevan buscando desde el comienzo de la era híbrida.

Impresiones del Gran Premio

Declaraciones extraídas de la web de Toro Rosso (traducción propia)

Carlos Sainz

“Creo que fue una carrera positiva hasta el accidente: iba 14º después de salir 21º, superando a los Manor, Sauber y Renault… Así que fue una carrera buena y limpia, pero es una gran pena que Palmer me golpeara desde atrás; estaba disfrutando mucho y también estoy contento con el hecho de que nos las arreglamos para recuperarnos bien después de lo que ha sido un fin de semana muy difícil. Es una lástima que no pudiéramos terminar la temporada viendo la bandera a cuadros, pero ha sido un increíble 2016 y estoy muy contento y orgulloso de mi temporada, en general. Me llevo a casa 46 puntos, ¡un número que nunca habría dicho a comienzos del año! Así que creo que todos podemos estar satisfechos. Ahora estoy muy ansioso porque empiece 2017. Me gustaría dar las gracias a todo el equipo por todo el esfuerzo y el trabajo duro, ha sido un año inolvidable y no podríamos haberlo hecho sin los unos a los otros”.

Daniil Kvyat

“Es una pena que hayamos tenido que retirarnos, ya que la carrera no iba tan mal después de haber completado cinco vueltas en las sesiones de Libres… Estábamos peleando con Haas y Renault y me divertí mucho, recuperando muchos lugares en el inicio y adelantando a unos cuantos más adelante. Es lamentable que tuviéramos un problema de caja de cambios, que significó que tuviera que parar el coche y retirarme de la carrera… Así que ¡decidí ir a dar un paseo en bicicleta! Es como si toda mi temporada ¡se haya resumido en un fin de semana de carreras! Ahora estoy ansioso por 2017, pero primero es el momento de descansar un poco, pasar algún tiempo con amigos y familiares antes de entrenar muy duro durante el invierno con el fin de volver más fuerte que nunca para la próxima temporada. Me siento confiado, es una buena manera de terminar la temporada y esto es lo que voy a llevarme para el nuevo año. Por último, me gustaría dar las gracias al equipo por apoyarme durante este año lleno de altibajos; he sentido que siempre han estado ahí para mí y que hemos seguido creciendo juntos hasta llegar a un punto donde me he sentido muy cómodo, como en casa”.