El brasileño mantiene conversaciones con Sauber y Manor de cara al año próximo. Su futuro se complica tras la renuncia de Banco Do Brasil.

Sauber

A día de hoy tan solo existen tres huecos en la parrilla de pilotos de la temporada 2017: dos asientos en Manor y otro en Sauber. Por esta razón, Felipe Nasr persiste en sus negociaciones para tener un volante en alguno de estos equipos la próxima campaña. Las posibilidades se reducen para el brasileño tras la renuncia de su principal patrocinio: Banco Do Brasil. Su representante, Steve Robertson, ha explicado que “ya estamos en diciembre y no hay muchos asientos disponibles hoy en día. Pero mientras haya al menos un asiento libre vamos a negociar. Tienes que mantener la esperanza  y ser optimista”.

Robertson añadió que “cuando sumó 27 puntos en su primera temporada, entonces hasta la carrera de Brasil no hubo puntos, pero las condiciones tan extrañas le han permitido hacer eso. Es siempre complicado cuando eso está así, porque la gente ve los resultados, hubiera sido mejor si hubiera pasado al revés. Cuando empiezas a hablar con un equipo nadie sabe si van a estar sufriendo para sobrevivir año tras año”.

Felipe Nasr finalizó el 2016 en la decimoséptima posición, logrando los dos únicos puntos de Sauber de todo el campeonato. Un resultado que permite a los de Hinwil superar a Manor en la Clasificación de Escuderías. Nasr ha completado dos temporadas de Fórmula Uno en Sauber, por lo que tratará de cumplir su tercer año en 2017.