El continuo interés de las estructuras privadas por el nuevo Polo R WRC podría convertirse en el camino para ver al modelo alemán en 2017.

maxresdefault

Con el anuncio oficial de que Volkswagen Motorsport abandonaba el Campeonato del Mundo de Rallyes, parecía que la marca germana cerraba definitivamente su trayectoria deportiva en la modalidad. Pero pronto esto podría cambiar gracias al interés de las estructuras privadas, que quieren contar con el nuevo Polo R WRC entre sus filas.

Cuatro títulos en constructores, cuatro títulos de pilotos, 43 victorias en 52 pruebas disputadas… La marca germana ha conseguido unas cifras de escándalo en los últimos cuatro años, unos datos con los que quiso decir adiós al WRC con el coche de la próxima temporada prácticamente preparado para la homologación de la FIA. Con su salida, todo apuntaba a que el nuevo Polo R WRC quedaría como objeto de colección, pero cada vez son más los equipos privados que quieren hacerse con una unidad y disputar el campeonato. Un interés que está haciendo replantear su estrategia comercial a Volkswagen, que siempre se ha caracterizado por no dejar su tecnología en manos de terceros. Estas han sido las palabras de Frank Welsch, consejero administrativo de la compañía:

“Muchos equipos privados han pedido poder utilizar el coche, y aunque no hay una decisión en firme sobre lo que haremos, con un desarrollo del 99% completo, tiene sentido completar los últimos requisitos para formalizar la homologación si fuese necesario. Por el momento, todo lo que puedo decir es que la gente está interesada en nuestro coche yestamos manteniendo abierta esta posibilidad”.

No hay duda que el escándalo del “DieselGate” ha diezmado las arcas de Volkswagen, lo que les ha llevado a reducir sus presupuestos de competición, retirando su equipo del Mundial de Rallyes y forzando la salida de Audi del WEC, y a plantearse una estrategia comercial centrada en los equipos clientes, a través de la creación de un nuevo Polo R5. Pero el WRC sigue siendo una oportunidad para ellos, tanto para demostrar que son los mejores en la elaboración de vehículos como para ingresar un buen capital procedente de ventas y alquileres.

Veremos si finalmente deciden terminar la homologación del Polo R, al que solo le quedarían trámites burocráticos, que se pueden resumir en el pago de la inscripción. Pero el tiempo apremia, tan sólo resta poco más de un mes para que MonteCarlo abra la temporada y ya comenzamos a ver las primeras presentaciones. ¿Al final correrá Sebastien Ogier con un Polo R?