Temporada de más a menos para la escudería sita en Faenza. Hubo cambio de pilotos en el Gran Premio de Rusia y eso volvió a traducirse en que son el coche “B” de Red Bull. Carlos Sainz hizo una temporada bastante constante, dentro de los altibajos propios por las carencias de su monoplaza, pero su compañero Kvyat se volatilizó en cuanto pasó a Toro Rosso.

Carlos Sainz Jr.

La pretemporada de Toro Rosso

Toro Rosso empezó la pretemporada sabiéndose el equipo más joven del “paddock”, como ya fue el año pasado, y con la idea clara de dar la campanada; con dos pilotos muy ambiciosos, muy rápidos y con ganas de comerse el mundo. También tenían que demostrar al resto del mundo de la Fórmula 1 que lo acontecido durante la temporada 2015 no era una mera casualidad, que el equipo podía llegar a ser competitivo y sobre todo, a nivel individual, que Max Verstappen está llamado a ser el “nuevo” Ayrton Senna y que Carlos Sainz es la esperanza del futuro en la Fórmula 1 en España, el día que Fernando Alonso decida abandonar la competición.

La temporada de Toro Rosso

Analizar siempre una temporada de Toro Rosso es analizar la temporada de Red Bull y bajarle un par de escalones si me permiten la impertinencia. Y digo ésto, porque a pesar de que por todos es sabido que Toro Rosso es el equipo “B” de Red Bull, el hermano pequeño, la segunda opción…, este año, hubo un pequeño atisbo de que el menor se revelaba contra el mayor; se pensó en la osadía de que Toro Rosso podía ir incluso mejor que Red Bull en las primeras carreras de la temporada con Verstappen y Sainz demostrando que estaban a un nivel de conducción bastante superior al de sus “hermanos” Ricciardo y Kvyat.

Pero el globo de optimismo se desinfló, las predicciones no se cumplieron y por poner un ejemplo en Spa, el Toro Rosso era el coche más lento de la parrilla. Si a esto le añadimos, el bajo rendimiento del coche en general de la mitad de la temporada al final, el cambio de pilotos que hubo tras el Gran Premio de Rusia y su repercusión, encontramos un equipo que pudo dar la sorpresa, que fue competitivo hasta casi el final gracias a las manos de nuestro Carlos Sainz con actuaciones soberbias en Estados Unidos y Brasil, por ejemplo, pero que por desgracia, terminó casi pidiendo la hora para que concluyera el año 2016.

null

La anécdota de 2016

La anécdota de Toro Rosso de esta temporada está en las dos extremidades superiores, las manos, de Carlos Sainz, el cual durante el Gran Premio de Estados Unidos declaró: “Es casi imposible puntuar en Austin”; para terminar protagonizando uno de los duelos más emocionantes de la temporada para los españoles amantes de la Fórmula 1 y para todo el mundo que fue su duelo con Fernando Alonso a escasas vueltas del final de la carrera por la 5ª posición en esa carrera, que por desgracia para el madrileño, se saldó con el asturiano por delante.

Los conflictos de Toro Rosso

El gran conflicto de Toro Rosso se produjo en las primeras carreras de la temporada, cuando saltó una noticia que estremeció al mundo de la Fórmula 1 y fue el intercambio de posiciones entre Max Verstappen (a Red Bull) y Daniil Kvyat (a Toro Rosso). Aquello provocó una reacción en cadena, incluso los propios pilotos se pronunciaron al respecto. Desde ese momento Toro Rosso cayó estrepitosamente de rendimiento, pues Daniil Kvyat no fue competitivo durante toda la temporada, o, desde luego, no al nivel de Carlos Sainz.

El futuro de Toro Rosso

Pocas innovaciones se esperan en Toro Rosso para el año 2017, salvo las ya conocidas de cambio de reglamentación. De momento y salvo sorpresa, seguirán como alineación oficial tanto Carlos Sainz como Daniil Kvyat. La 7ª posición del Mundial de Constructores parece un resultado que no contenta a nadie, máxime viendo que McLaren ha finalizado por delante de ellos, circunstancia con la que casi con toda seguridad, no contaban. Necesitan un fuerte impulso a nivel de mejoras en el monoplaza para poder llegar al nivel de competitividad que por pilotos merecen.