La escudería germana volvió a alzarse con el título de Campeón del Mundo de constructores sin apenas oposición de sus rivales, logrando vencer en 19 de las 21 pruebas del calendario.  Tuvieron superioridad de principio a fin de la temporada y sólo perdieron carreras por errores propios. Nico Rosberg se hizo con el título en la última carrera del año y, sólo cinco días después, comunicó su decisión de dejar la competición.

Análisis Mercedes AMG F1 2016 - Temporada F1 2016

Mercedes, campeón del mundo de F1 por tercer año seguido

La pretemporada de Mercedes

El 22 de febrero de 2016 arrancaban los motores los monoplazas de la parrilla de Fórmula 1. Tras dos títulos consecutivos conseguidos por Lewis Hamilton para la escudería Mercedes, de nuevo los de Brackley eran los grandes favoritos al comenzar el año. Un día antes habían presentado en sociedad su nueva arma, el Mercedes W07, un coche de líneas similares a su predecesor y que finalmente fue incluso más dominador.

Durante los días de test, sólo consiguieron el mejor tiempo en una ocasión, pero lograron lo realmente importante: comprobar que disponían de un coche fiable con el que afrontar el curso, con Hamilton y Nico Rosberg al volante.

La temporada de Mercedes

Sólo dos semanas después del último día de entrenos daba comienzo de forma oficial la temporada 2016 con el Gran Premio de Australia, donde ya las flechas plateadas demostraron su enorme potencial, con la victoria final para Rosberg seguido de su compañero. El alemán se hizo también con las tres siguientes, en las que Lewis comenzó a perder el mundial, con un tercer puesto en Bahréin y un séptimo en China tras sufrir problemas en su unidad de potencia.

Uno de los momentos clave de la temporada llegaría en territorio español, con la disputa de la carrera en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Hamilton defendía la pole y Rosberg atacaba desde la segunda posición, en la primera curva se tocaron y los dos quedaron fuera de carrera, poniendo el triunfo en bandeja para Max Verstappen en su primera carrera con Red Bull. Tras ello, Hamilton despertó de su letargo inicial para llevarse seis de las siguientes siete carreras, fallando únicamente en Azerbaiyán, donde no supo reponerse a un problema que le relegó a la 10ª posición de salida.

Análisis Mercedes AMG F1 2016 - Temporada F1 2016

Hamilton y Rosberg durante una batalla en pista | Foto: Mercedes

La vuelta del parón de las vacaciones veraniegas trajo consigo a un Nico Rosberg extremadamente motivado y concentrado, logrando imponerse en Bélgica, Italia y Singapur. A la carrera siguiente, en Malasia, Hamilton veía desde la primera posición cómo se le escapaba la carrera y, quizá con ella, las esperanzas del título, el  que hubiera sido su cuarto: su motor decía basta a falta de 16 vueltas para el final, entregando la victoria a Daniel Ricciardo. A partir de Estados Unidos, Rosberg se limitó a acabar las carreras, con cuatro segundos puestos que le dieron el título en un agobiante final en Abu Dhabi, con un Hamilton que no apretaba en el liderato y un Vettel que amenazaba por detrás.

Pero esta vez sí, el título era para Rosberg, 34 años después de que lo hiciera su padre Keke. Nueve triunfos para el germano por los 10 de su compañero, para un total de 19 del equipo sobre las 21 carreras disputadas. Y aún más abrumador el dato de las poles: sólo Ricciardo se atrevió a romper la hegemonía de la marca de la estrella en este apartado.

La anécdota de 2016

En este caso no se trata de una mera anécdota, sino una de las noticias del año en la F1 y un quebradero de cabeza para Mercedes en los próximos días. Solamente cinco días después de proclamarse campeón del mundo por primera vez, Rosberg anunciaba por sus redes sociales su renuncia a la competición, algo que no dejó indiferente a nadie en el mundo del Gran Circo.

Análisis Mercedes AMG F1 2016 - Temporada F1 2016

Rosberg, campeón del mundo 2016 | Foto: Mercedes

El germano indicaba que había cumplido su objetivo, ser campeón del mundo, y que era el momento de dejarlo y comenzar una nueva vida alejado de los circuitos, lugar donde ha pasado gran parte de su tiempo. Había sido un año difícil para él, con mucha presión y al acabar la última carrera no pudo reprimirse y soltó todos sus sentimientos en la entrevista del podio.

El de Wiesbaden deja la competición con 23 victorias en su mochila, además de 30 poles y 57 podios desde su debut en 2006, hace justo diez años en los que ha corrido para Williams y para Mercedes.

Los conflictos de Mercedes

Una temporada de Fórmula 1 da para muchas cosas, y entre ellas también caben, por supuesto, los conflictos internos dentro del equipo. Y, a decir verdad, el primero de ellos no se hizo esperar. El cambio del equipo de mecánicos entre ambos pilotos no le sentó nada bien a Hamilton, quien durante el año se quejaba repetidas veces de que los motores Mercedes únicamente se le han roto a él, especialmente tras su abandono en Malasia, que le privó de una victoria segura.

Antes de eso, durante el GP de España la tensión se volvió a avivar con el accidente que protagonizaron los dos pilotos de la escudería, repitiendo así el capítulo que ya vimos en Bélgica 2014. Su lucha fue constante durante todo el año, tanto en clasificación como en carrera. Tarde o temprano se encontraban y este año el vencedor ha sido Rosberg, incluso con una victoria menos.

La batalla final se vivió en Abu Dhabi, con Hamilton intentando reducir el ritmo para que sus perseguidores se acercaran a Rosberg, en un intento desesperado por lograr hacerse con el título. No fue así y Rosberg aguantó a Vettel, haciéndose con el triunfo. Hamilton, por su parte, fue reprendido por el equipo y todavía se espera una posible sanción por su comportamiento de desobedecer las órdenes dadas por el equipo.

Análisis Mercedes AMG F1 2016 - Temporada F1 2016

Celebración de un doblete | Foto: Mercedes

El futuro de Mercedes

La próxima temporada es un año de muchos cambios en la competición, empezando por los neumáticos y siguiendo por la parte aerodinámica de los monoplazas, con cambios en las dimensiones de los alerones. En el plano de los compuestos, Mercedes ya parte con información después de haber podido probarlos, al igual que Red Bull y Ferrari. Siempre que se producen cambios de grandes dimensiones, los que más tiene que perder son los que dominan, como es el caso actual de Mercedes. Su hegemonía podría verse en peligro, especialmente por parte de Red Bull, el único equipo que ha podido plantarles cara en algunas carreras.

Pero el principal problema para los de Brackley en este momento es el de encontrar en sustituto a la altura de Nico Rosberg. Desde su anuncio, muchos han sido los pilotos vinculados al asiento disponible de Mercedes: Vettel, Alonso, Wehrlein, Bottas, Maldonado, etc. Como el propio Toto Wolff indicó, todos salvo Räikkönen y Kvyat se habían puesto en contacto con él. Los favoritos son Bottas y Wehrlein, pero esta decisión no se tomará hasta, al menos, el 3 de enero.