La fecha límite para inscribirse en el Campeonato del Mundo de Rallyes, que pasa por estar en MonteCarlo, ha llegado y seguimos sin noticias de Al-Attiyah y su posible proyecto privado con Volkswagen.

Llevamos meses hablando de la posibilidad de ver a los Volkswagen Polo R WRC en 2017, a pesar de que la marca germana haya decidido abandonar la categoría, pero hoy podría terminar esa esperanza de ver cinco marcas luchando por el certamen. El día 16 se cerrará la lista de inscritos para el Rally de MonteCarlo, el requisito indispensable para formar parte del campeonato y en el que aún no figura el Polo.

Tras el anuncio de Volkswagen Motorsport de abandonar el Campeonato del Mundo de Rallyes, a pesar de tener un nuevo Polo R listo para ser homologado, las apuestas privadas comenzaron a proliferar por las redes y medios de todo el mundo. ¿Quién no querría contar con un coche que ha arrasado en las últimas cuatro temporadas?

Red Bull fue el primero en ser puesto en el punto de mira ya que había sido el patrocinador principal del equipo, de hecho aún cuenta con contrato de patrocinio con Ogier, Latvala y Mikkelsen, y ya lo habíamos visto conquistar categorías de motor como la Fórmula 1. Un proyecto del que no se ha sabido nada, salvo que desde la compañía austriaca han asegurado que mantendrán su logo en la equipación de los tres ex-pilotos de Volkswagen, al igual que hacían con pilotos como Dani Sordo.

Con Red Bull casi descartado, la esperanza llegó desde el lejano oriente. Nasser Al-Attiyah, conocedor de la casa alemana tras su paso por el Dakar con ellos, confirmó que estaba negociando con Volkswagen y con Qatar para formar un equipo privado. Y esta no era la primera vez que el qatarí manejaba la opción de contar con un Polo R privado, ya lo quiso hacer en esta temporada 2016 como lo hicieron Bertelli o Prokop con el Fiesta de M-Sport. Unas declaraciones que llegaron en un momento en el que Sebastien Ogier aún estaba probando los coches de Mäkinen y Wilson, lo que habría la posibilidad de ver a la dupla Al Attiyah-Ogier defendiendo los intereses de Volkswagen gracias al dinero de Qatar y de Red Bull. Una idea que cautivó tal sensación que, tras el fichaje del tetracampeón, llevó a los aficionados a apostar por la alineación Mikkelsen y Ostberg acompañando al qatarí. ¡Hasta se crearon renders de una posible decoración!

Pero, lamentablemente, ni Red Bull ni Al-Attiyah han dado más noticias sobre el tema. Y esto no sería algo preocupante, salvo si miramos el calendario. La FIA impone como norma que los equipos inscritos en el WRC deberán estar presentes en la prueba inaugural, en MonteCarlo, y el plazo termina el día 16. Es decir, ¡mañana!

Es cierto que aún hay una pequeña esperanza, y es que a lo largo del día de hoy se confirme su participación en MonteCarlo, pero los datos que han aparecido en esta semana nos hacen ser negativos. La información nos llega desde la revista Motorsport Monday, quien ha pasado de cifrar el coste anual de un equipo privado con los Polo de 10 millones de euros a casi 18. Una cifra de escándalo que incluiría la preparación de los vehículos, asistencia, pruebas, desarrollo… es decir que ese montante aún habría que sumarle el sueldo de los pilotos. Hoy aún podríamos tener noticias, o incluso mañana una inscripción a última hora, pero con cada minuto que pasa la posibilidad de ver a los Polos se reduce.

La opción está ahí y las dos empresas citadas cuentan con una economía que, en teoría, podría asumir este coste. Pero por el momento no han movido ficha y el reloj, en estos momentos, corre más que los Volkswagen Polo R WRC de 2017, que esperan su oportunidad para defender el trono.