El equipo M-Sport ha sido una de las decepciones de la temporada, terminando por detrás de los dos equipos de Volkswagen y de Hyundai. 

Continuamos nuestro repaso a lo que ha sido esta temporada en el Campeonato del Mundo de Rallyes y hoy le toca el turno a uno de los pilotos que han decepcionado en este 2016 en cuando a su rendimiento, M-Sport. Los de Cumbria no han estado al nivel exigido en este último año, viéndose superados por los dos equipos de Volkswagen y de Hyundai Motorsport, y sumando menos del doble de puntos que Ott Tanak, con el mismo coche que ellos pero siendo uno sólo a la hora de sumar puntos.

Comenzamos nuestro repaso con Eric Camilli, la apuesta francesa de Malcolm Wilson. Este piloto ha sido muy cuestionado a lo largo del año y es que su debut en el WRC no fue el soñado, con un doble abandono en MonteCarlo y Suecia por dos fuertes accidentes, y quedando fuera de los 15 primeros en el Rally de México. Uno resultados dieron pie a las críticas de los aficionados, alegando que quizás no estaba preparado para un reto como este.

Pero estos problemas no hicieron tirar la toalla a Camilli, quien apretó los dientes y empujó con todo lo que tenía en Argentina y Portugal para callar los comentarios negativos gracias a la octava posición en la última prueba latinoamericana, la quinta en el retorno de la competición a Europa y la sexta en Italia. Parecía que el francés cada vez se encontraba más cómodo con el coche y empezaba a hacer sombra a Ostberg, a pesar de caer hasta la décima posición en Polonia, pero los fantasmas no tardaron en regresar.

En Finlandia volvimos a ver como Camilli y Veillas, su copiloto, se quedaban fuera tras un espectacular accidente; mientras que en Alemania volvía a tener problemas y finalizaba en la 50ª posición de la general, noveno entre los WRC. Una racha negativa de la que ya no saldría en lo que resta de temporada salvo con pinceladas puntuales, como la ovtava posición en España, terminando la temporada con un nuevo abandono en Australia.

Con 28 puntos, Eric Camilli termina esta primera temporada en la categoría WRC en la undécima posición con el equipo M-Sport, en el cuál no estará en 2017. Con la llegada de Ott Tanak, no se descarta la posibilidad de ver al francés enrolado en las filas de DMACK.

por otro lado, Mads Ostberg regresaba al equipo de Cumbria, tras dos años con Citroën, para liderar el equipo hacia los puestos de arriba, pero no ha sido así. Es cierto que el noruego empezó fuerte la temporada, consiguiendo la cuarta posición en la primera prueba del año, dos terceros puestos en Suecia y México y la quinta posición en Portugal, pero su año ha ido de más a menos.

Si en estas primeros pruebas le veíamos luchando con los pilotos de arriba y aprovechando las oportunidades que Volkswagen y Hyundai le dejaban, con el regreso del campeonato a Europa su rendimiento cayó notablemente, quedando séptimo en Portugal y abandonando en Italia por un problema mecánico. Y su bajada de rendimiento no era la única preocupación del noruego, porque su compañero de equipo comenzaba a despertar y a plantarle cara, lo que nos dejó unas bonitas batallas entre ambos. La octava posición en Polonia y la sexta de Finlandia completaron esta primera parte sobre tierra.

Con la llegada del asfalto las cosas no mejoraron salvo en España, donde logró colarse en el top cinco. De nuevo fue sexto en Alemania y en Francia tan sólo pudo conseguir la novena posición. La octava posición en Gales, en la casa de M-Sport, y la sexta en Australia, aprovechando los problemas de Latvala y excesivo desgaste de las DMACK de Tanak.

Su regreso al equipo de Cumbria se resume en sólo 2 scratch, 102 puntos y la séptima posición en el mundial de pilotos. Sin duda no ha sido un gran año para él y para 2017 tendrá que buscarse un nuevo asiento, ya que su posición de líder dentro de M-Sport ya está en manos de Sebastien Ogier. Veremos si un posible equipo Volkswagen privado o la participación como coche extra de M-Sport, con el apoyo de Adapta, le permiten estar la próxima temporada.

Y en cuanto al equipo, poco más hay que decir viendo lo que han hecho sus pilotos. La estructura de Cumbria sigue tentando a Ford para que entre de forma oficial, dando lugar a una fuerte entrada de capital procedente de Detroit, pero en este 2016 no han estado a la altura para que la marca del óvalo pique el anzuelo. La llegada de Ostberg suponía un soplo de experiencia y rapidez, pero se han visto claramente superados por Volkswagen y Hyundai, hasta el punto que de Mikkelsen, sumando sólo sus puntos, ha llevado al Volkswagen Motorsport II a la tercera posición con un punto más que ellos: 163 vs 162.

M-Sport
@GasYMotor

Con el año ya cerrado y las vistas puestas en 2017, M-Sport se renueva y otorga sus dos Fiesta RS WRC a dos grandes pilotos. Sebastien Ogier será el líder del equipo, por fin Malcolm Wilson ha conseguido al ansiado campeón francés en sus filas; mientras que Ott Tanak regresa tras demostrar su talento con DMACK. Y aún falta por confirmar quien será su tercer hombre, que podría ser Ostberg. Si demuestran todo lo que prometen, pronto podríamos tener un nuevo equipo oficial…