El piloto fines asegura que el equipo italiano esperaba pelear por el título con Mercedes hasta el último momento.

El año 2016 no pasará a la historia para el equipo de Maranello. La Scuderia Ferrari se había propuesto pelear por el título de Constructores a principios de temporada, sin embargo, el resultado ha sido mucho peor de lo esperado. El año 2015 hizo apuntar alto en Ferrari. Después de conseguir tres victorias y finalizar el mundial en segunda posición la siguiente meta era plantar cara a Mercedes.

Sin embargo, a pesar de los altos objetivos para el 2016 los de Ferrari no han podido superar a Red Bull en el Campeonato de Escuderías. En declaraciones a Autosport, Kimi Räikkönen ha explicado que “el equipo Ferrari sufrió al no luchar por el título en 2016. Seguimos trabajando duro y haciéndolo lo mejor posible pero, desafortunadamente, los resultados no han sido los que buscábamos“.

El que fuera Campeón del Mundo en 2007 insistió en que “gracias al equipo hemos podido probar cosas y hemos aprendido y siento que hemos estado en una posición muy buena y como equipo hemos estado bien”. A lo que además el finlandés añadió que “esperamos que el próximo año, cuando traigamos el nuevo coche éste sea más competitivo y estoy seguro de que tendremos una buena lucha“.

Sobre su actuación particular en el año que ahora termina Kimi Räikkönen cree que “si comparo este año con los dos anteriores, sí ha sido mejor… pero no puedo estar muy feliz porque todavía está lejos de lo que queremos“. Además añadió que “hubo cosas buenas, pero obviamente no es lo que el equipo quiere“. Räikkönen cerró el año 2016 en la sexta posición en el Campeonato de Pilotos con un total de 186 puntos (26 puntos menos que Sebastian Vettel). En 2015 fue cuarto (128 pts menos que su compañero); mientras que en 2014 finalizó en la duodécima posición (a 106 pts de Fernando Alonso).