Llega la altura al Dakar y es momento de hablar de las diferencias entre Toyota y Mini en cuanto sus motores y las bridas impuestas por la ASO.

Durante este año las bridas de restricción han sido un tema muy candente en el Dakar tras las medidas impuestas por los organizadores de la prueba para frenar el imparable ritmo del equipo Peugeot Sport. Ante la supremacía mostrada en 2016 por la marca del león, la ASO se vio obligada a tomar medidas para no convertir la categoría de coches en una lucha entre Sainz, Loeb y compañía, lo que les llevó a reducir en 1 mm la brida del turbo del 3008 DKR y abrir en 2 mm la de los motores atmosféricos.

Mientras que la marca francesa ha apostado por optar por motores de diésel biturbo de 6 cilindros en V, los japoneses se mantienen fieles a la gasolina y sus unidades equipan motores V8 de gasolina. Esto hace que el 3008 DKR y la Hilux cuente con características muy diferentes, ya que el Peugeot es más “sostenible” y cuenta con un turbo que mejora el rendimiento del motor; mientras que Toyota cuenta con un motor más potente y más explosivo. Pero en la jornada de hoy los pilotos no sólo se tendrán que enfrentar a las temperaturas extremas, también a la altura y a una menor cantidad de aire.

Unas características en las que la ASO se ha fijado para marcar los límites de ambos modelos y donde entra en juego la brida que permite la entrada de aire al motor. Toyota, que cuenta con una brida 3 mm más grande y que se traduce en unos 90 CV más, verá como la potencia de su V8 se ve notablemente reducida ya que el aire es más denso y no entra la misma cantidad a la cámara de combustión. Por otro lado, Peugeot cuenta con la ventaja de los dos turbos, lo que aumenta la entrada del aire pero que tiene sus consecuencias en el apartado de la fiabilidad. A la marca francesa le han reducido 1mm de brida y mañana el aire será más denso, es decir, que el turbo tendrá que girar a un mayor número de revoluciones para mantener el mismo caudal de aire y este irá forzado. Un caso muy similar a lo que ocurre en la Fórmula 1 con carreras como la de México, la más alta del calendario y que pone al límite los turbos, en especial a los más pequeños.

Hoy tendremos una de cal y otra de arena para los dos equipos favoritos para hacerse con la 39ª edición del Dakar en la categoría de coches. Veremos como influye este menor rendimiento en el Toyota, que según la ASO igualará las cosas con el Peugeot, y si los coches de Sainz y compañía aguantan el sobreesfuerzo en sus turbos. ¡La batalla mecánica está servida!