Xevi Pons se ha visto a dejar el Dakar en el segundo día de competición tras sufrir un vuelco y arrancar una rueda.

Poco nos ha durado la alegría en España, que en la primera jornada veíamos como Xevi Pons se hacía grande con un equipo pequeño y seguía la estela de Nasser Al-Attiyah para conseguir la segunda posición en la etapa y en la general. Un día en el que Pons mostró su lado más agresivo y que hoy intentó repetir para equilibrar la desventaja de montura con los pilotos de Toyota, Peugeot y Mini.

Pero las cosas no han ido bien para él en el segundo día de Dakar. El piloto del equipo South Racing ha salido con todo, buscando repetir las buenas sensaciones, hasta que en un giro ha perdido el control de su Ford Ranger. Un incidente que le ha llevado a volcar su pick up, destrozando así el techo y el parabrisas delantero. Aunque el verdadero problema ha llegado porque Xevi ha arrancado una de sus ruedas traseras, por lo que ha decido parar y esperar la llegada del camión de asistencia, lo que ha convertido su día en una auténtica odisea con más de 24 horas en el coche. Por suerte, tanto Pons como su copiloto no han sufrido daños, salvo el cansancio.

No debemos olvidar que el catalán no cuenta con una montura oficial, como si tiene Sainz o Nani Roma, por lo que el equipo se ha visto superado por los daños y ante la imposibilidad de reparar la Ranger a tiempo para la siguiente, ha decidido retirar al participante con el dorsal #311. Así termina el sueño de un piloto que afrontaba su segunda participación en el Dakar, en 2016 debutó con la 29ª posición final, con el objetivo de demostrar su potencial y llamar la atención de alguna marca.

Fogosidad, velocidad y talento, estos son los valores que ha dejado Xevi Pons en su corto paso por el Dakar 2017. Puede que su abandono se debe a un exceso con el Ford, pero si quieres ganar tienes que apretar y el piloto de Vic sabía de las deficiencias de su coche frente al resto de monturas oficiales. ¡Ánimo Pons!